Inicio Juan Benito
 
     
 
Rima Jotabé



Documentación Formal de la Rima Jotabé



RIMA JOTABÉ



Rima Jotabé



 

DOCUMENTACIÓN FORMAL DE COMPOSICIÓN DE POEMAS EN RIMA JOTABÉ

VERSIÓN 2018
Domingo 15 de abril de 2018

Descárgala en pdf

Por Juan Benito Rodríguez Manzanares
Creador de la Rima Jotabé



NOTA DEL CREADOR DE LA RIMA JOTABÉ

La Rima Jotabé, incluyendo todas sus variantes, son una nueva estructura estrófica neoclásica con la que poder componer poemas al más puro estilo clásico, pero con una arquitectura nueva y fresca, además de sólida y preestablecida, con la cual deseo aportar mi granito de arena a la inmensa playa de las composiciones clásicas, y con ello, si fuere posible, enaltecer aún más la poesía y la poética mundial, pues todos los aspectos de la vida, a medida que ha ido transcurriendo el tiempo, han ido evolucionado intentando siempre superarse en todos los aspectos y supuestos, o bien, ampliando sus horizontes hacia otros ámbitos o acepciones, excepto la composición de poesía clásica, la cual no ha variado en exceso en los últimos siglos manteniendo las mismas clásicas estructuras de estrofas y de poemas estróficos harto conocidos por todos los poetas.

Así, todo poeta que decide escribir con una métrica y rima preestablecida, siempre ha tenido que recurrir a las mismas conocidas estrofas como el cuarteto, el serventesio, la cuarteta, la redondilla… o bien, recurrir a las estructuras estróficas que podíamos calificar como “de siempre”, como el soneto, la espinela, la octava real, la octava italiana, el ovillejo, el zéjel... Mas, este extremo en 2009 cambió, pues desde ese año los poetas podemos hacer uso de los poemas estróficos en Rima Jotabé, con todas sus variantes, que, viene a ser ese oasis donde poder beber de esa agua fresca que siempre nos ofrece la poesía, con una estructura sugestiva y cautivadora que es todo un reto para los poetas.

Además, la Rima Jotabé también ofrece una nueva estructura de estrofa, el Terzo, el cual es una estrofa de tres versos que no rima como lo hacen los tercetos normalmente, sino que rima de una manera especial, personal, única y característica, confiriendo a los poemas en Rima Jotabé un carácter propio, único y personal.

Así, la Rima Jotabé, aúna en tan sólo once versos, dos nuevas aportaciones a la poética mundial, la propia estructura estrófica llamada Rima Jotabé, y el Terzo, novedosa y última estrofa de tres versos de estos poemas.

Aquí debo apuntar que la estrofa Terzo, tan sólo puede ser utilizada en los poemas estróficos en Rima Jotabé, pues su singular manera de rimar, lo hacen de utilización única en esta novedosa estructura estrófica que estamos estudiando.


Excmo. Sr. Mosén
Juan Benito Rodríguez Manzanares
Poeta, escritor y dramaturgo




DOCUMENTACIÓN FORMAL DE COMPOSICIÓN DE LOS POEMAS ESTRÓFICOS EN RIMA JOTABÉ

La Rima Jotabé es una nueva manera neoclásica de componer poemas estróficos para enaltecer aún más, si cabe, el mundo de la poesía en el ámbito de la poética mundial.

La Rima Jotabé, con esas dos palabras siempre unidas, en la actualidad es el nombre genérico que aúna todas las variantes que ofrece esta novedosa manera de componer poemas estróficos, teniendo cada una de las variantes su propio nombre específico, delante del cual no se le añade la palabra Rima. Así, dentro de la Rima Jotabé, podemos encontrar los Jotabéa, los Jotabéjo, o los Jotabév, por citar algunos ejemplos.

Además, tomando como base cualquiera de las variantes de la Rima Jotabé, se pueden realizar algunas composiciones más extensas que comprendan más de un solo poema, y algunas composiciones visuales, haciendo de la Rima Jotabé con todas sus variantes, un verdadero macro mundo dentro de la poética mundial con el que poder satisfacer todas las necesidades del poeta más exigente, experimentado y aventajado y del poeta neófito que comienza a dar sus primeros pasos en el mundo de la poesía clásica.

La Rima Jotabé está siempre abierta a cambios y adiciones de variantes de la misma, así desde que nació, la Rima Jotabé ha crecido mucho, muchísimo, y siempre está en constante evolución, así en esta última edición de la Documentación Formal de la Rima Jotabé, también contamos con algunas grandes y pequeñas adiciones que la comunidad poética sabrá apreciar.

Diversas versiones de la Documentación Formal de composición de poemas en Rima Jotabé.

La primera Documentación Formal de composición de poemas en Rima Jotabé, fue liberada a la Comunidad Poética Mundial, el 18 de junio de 2009 a las 09:49 horas, Posteriormente se liberó una nueva versión de la Documentación Formal el 12 de abril de 2012 a las 16:04 horas. Una tercera versión de la Documentación formal fue liberada el 21 de marzo de 2014 a las 11:26 horas. La siguiente versión de la Documentación formal fue liberada el 26 de enero de 2015 a las 13:13 horas. Una nueva versión fue liberada el 19 de junio de 2017 a las 11:53 horas. Y la última versión de la Documentación Formal de composición de poemas en Rima Jotabé, fue liberada el 15 de abril de 2018 a las 17:53 horas.



LA RIMA JOTABÉ

El término Rima Jotabé hace referencia a la secuencia de versos que a continuación se especifica y que constituye la estructura básica de todas las variantes de los poemas compuestos en Rima Jotabé;

A; A; B; B; B, B, C; C; A, B, C;

Se expresa siempre en mayúsculas, pues los primeros poemas en Rima Jotabé se describieron con versos en Arte Mayor, endecasílabos.

Nunca bajo ningún concepto, se puede variar o alterar de ningún modo esta estructura de versos para componer poemas en Rima Jotabé, los cuales podrán ser de arte mayor, (como se indica arriba), incluso con versos alejandrinos, o de arte menor, o bien, formando estructuras más complejas y/o extensas, con las que podemos componer los poemas en Rima Jotabé.

En un futuro la Rima Jotabé nos ofrecerá a todos los poetas, numerosas variantes más para poder realizar nuestras composiciones. Pero siempre, todos los poemas en Rima Jotabé, deberán mantener su estructura básica, que bajo todos los supuestos, ha de mantenerse inalterable.

Cada variante de la Rima Jotabé, ya sea por su número de sílabas, por su número de poemas estróficos consecutivos, o por la manera de situar cada poema en su conjunto para conformar un poema más extenso, puede tener su nombre propio o no, pero si tiene su propio nombre específico, como citaba anteriormente, a su nombre específico no se le debe anteponer la palabra “rima”, pues recuerdo, el nombre de Rima Jotabé hace referencia a la estructura de los poemas estróficos, y cada variante de la Rima, tiene un nombre que define la variante.

Así, todas las variantes actuales de los poemas estróficos en Rima Jotabé, son las que a continuación de enumeran, Jotabé, Jotabém, Jotabéa, Jotabeí, Jotabeím, Jotabeía, Jotabéjo, Jotabejóm, Jotabejóa, Jotabejoí, Jotabejoím, Jotabejoía, Jotabemo, Jotabemón, Jotabemoa, Jotabemoí, Jotabmoím, Jotabemoía, Jotabejomo, Jotabejomón, Jotabejomóa, Jotabejomoí, Jotabejomoím, Jotabejomoía, Jotabév, Jotabejóv, Jotabemóv, Jotabejomóv, Jotabera, Jotabejora, Jotabemora y Jotabejomora.



SOBRE SU NOMBRE

Su nombre podría decir que es el epónimo creado, a semejanza de los acrónimos, por la unión escrita de las dos iniciales de los dos nombre del creador de la rima, J. B., Juan Benito, dando como resultado final, el nombre, Jotabé, a la que ha antepuesto la palabra, Rima, para dar a entender desde una primera mirada, que se trata de un nuevo sistema rimado para componer poesía clásica.

Este trámite de utilizar el nombre del autor, creador, descubridor o inventor de algo en concreto o algún derivado del mismo como nombre de su creación, hallazgo o invención, ha sido y sigue siendo, ampliamente utilizado en todas las épocas de la vida y en todos los campos de todas las artes y las ciencias, ya sea para designar algún invento, descubrimiento, creación...

Así pues, en el campo de la poética citaré como ejemplos de este compromiso de utilizar el nombre del descubridor, inventor o creador o una derivación del mismo, a Vicente Espinel (1550-1624), poeta que estableció la manera definitiva de la rima para componer las décimas, poniendo su nombre a esta composición, llamándolas, Espinelas. De igual manera a las coplas de pie quebrado se las conoce bajo el nombre de, Manriqueñas, por haber sido utilizadas y popularizadas este tipo de estrofa por el poeta Jorge Manrique (1440-1479), en su obra Coplas, siendo reconocido mundialmente por ello. Por último, citar el ejemplo de los versos alejandrinos y su compleja manera de realización, cuya descripción se debe al poeta Alexandre de Bernay (Siglo XII).

Al margen de la poética tendríamos ejemplos de lo antedicho en las ciencias y tecnologías con Rudolf Christian Karl Diésel (1858-1913), inventor de los motores diésel que llevan su nombre. James Watt (1736-1819), que le dio su nombre a la unidad de potencia activa llamada vatio. O Heinrich Rudolf Hertz (1857-1894), que utilizó su apellido para darle el nombre de, hercio, unidad de frecuencia del Sistema Internacional de Unidades.

Incluso en medicina encontramos este fenómeno, así pues, la enfermedad de Parkinson, debe su nombre a la primera persona que la describió, James Parkinson (1755-1824). Y más recientemente tenemos el Síndrome de Kawasaki, llamado así en honor a quien lo describió por vez primera, Tomisaku Kawasaki (1925).

De la misma manera podríamos encontrar ejemplos en todas las actividades profesionales y creativas, en todas las épocas de la vida y en todo el mundo, así pues, los poemas estróficos en Rima Jotabé, llevan las iniciales de su creador, Juan Benito (1962), en honor a éste, por ser quien los describió por primera vez en 2009.



SOBRE LA RIMA JOTABÉ

La Rima Jotabé son poemas estróficos compuestos en su manera básica, que fue como su creador Juan Benito, los describió por primera vez en 2009, por once versos endecasílabos, los cuáles han de utilizar siempre la rima consonante o perfecta.

La rima asonante o imperfecta no está admitida ni descrita como buena para la composición de los poemas estróficos en Rima Jotabé, y, evidentemente no pueden haber poemas en Rima Jotabé con rima estrampa (blanca), pues perderían la esencia de la estructura estrófica, la cual se basa en la utilización de una rima predefinida que ha de cumplirse en todo momento, pues de no ser así, el Terzo, que une o concatena todo el poema desde el final al principio, perdería la función vital para la que el poeta Juan Benito lo creó, y el poema dejaría de ser un poema compuesto en Rima Jotabé, para pasar a ser tan sólo once versos distribuidos de una manera concreta.

Además, dentro del nombre genérico de estos poemas estróficos, está incluida explícitamente la palabra, Rima, por lo tanto, sería ilógico que una estructura estrófica basada por entero en la rima, pudiera admitir una variante de versos blancos, es decir, sin rima.

También cabe apuntar que los poemas estróficos en Rima Jotabé, pueden tener todas las métricas permitidas en cualquier preceptiva poética, y estas métricas van desde los versos bisílabos hasta los versos hexadecasílabos, y muy excepcionalmente, versos octodecasílabos, pero siempre, todos los versos de un mismo poema deben tener la misma métrica, es decir, los poemas en Rima Jotabé no admiten la métrica libre bajo ningún concepto. Así podemos hablar, por ejemplo, de un Jotabé eneasílabo, y eso quiere decir que todos los versos de ese poema tendrán nueve sílabas métricas sin ninguna excepción.

Los poemas en Rima Jotabé, están divididos en cuatro estrofas, siendo la primera de ellas un pareado, la segunda un cuerpo monorrimo compuesto a imagen y semejanza de los Tetrástrofos Monorrimos o Cuadernas Vía. La tercera estrofa es un segundo pareado y, la última estrofa es un Terzo, siendo esta última estrofa una total novedad en la poética mundial, y, además, el alma de los poemas compuestos en Rima Jotabé.

Como apunte anecdótico, citar que como creador de la Rima Jotabé, siempre he dicho que mi creación tiene cuerpo y alma, y que por tal motivo es una creación “viva”. Ya que su cuerpo es el “cuerpo monorrimo” central del poema, y el alma es el Terzo, estrofa final y novedosa de los poemas estróficos compuestos en Rima Jotabé.



LA ESTRUCTURA DE LA RIMA JOTABÉ

La estructura básica de los poemas estróficos en Rima Jotabé, como citaba anteriormente, es la siguiente.

A; A; B; B; B; B; C; C; A; B; C;

La primera vez que se definió la estructura de los poemas estróficos en Rima Jotabé en 2009, fue con versos endecasílabos de rima consonante, es por ello que la estructura básica de esta composición estrófica es con versos de arte mayor, endecasílabos y de rima consonante, pero en la actualidad, como veremos más adelante, la composición de poemas en Rima Jotabé ha evolucionado mucho, abriendo todo un nuevo mundo para la imaginación y buen hacer de los poetas.

En la actualidad, la posibilidad de composición de poemas estróficos en Rima Jotabé, es muy amplia, y como ya he comentado, se pueden componer poemas con versos en cualquiera de las métricas que un poeta desee utilizar, manteniendo siempre la estructura establecida indicada en esta sección, y una misma métrica para todos los versos que componen un mismo poema.

En caso de utilizar versos en arte menor, la estructura estrófica sería la misma, tan sólo cambiaría el número de sílabas, y la forma de mostrar la estructura, la cual se realizaría con letras minúsculas.

a; a; b; b; b; b; c; c; a; b; c;



DESCRIPCIÓN DE LA RIMA JOTABÉ

Los poemas estróficos en Rima Jotabé, están compuestos, como ya había comentado anteriormente, por cuatro estrofas según el siguiente orden, definición y estructura.


La primera estrofa es un pareado

Para esta primera estrofa y también para la tercera, he querido rescatar esta simple estrofa compuesta por dos versos, pues a pesar de ser una de las más antiguas dentro de la poética mundial, siempre ha estado bastante olvidada o simplemente unida a entornos populares como los refranes y proverbios, o bien, adscrita al entorno infantil por su facilidad de aprendizaje, y bien merecía esta estrofa tener un puesto relevante en la poética mundial.


La segunda estrofa es un cuerpo monorrimo

La segunda estrofa es un cuerpo monorrimo de cuatro versos, tomando como base para la realización del mismo, la manera en cómo se estructura y realiza la composición poética llamada Cuaderna Vía o Tetrástrofo Monorrimo, muy utilizada durante el Mester de Clerecía, siendo uno de sus máximos exponentes, Gonzalo de Berceo (1190-1264).

Pero hemos de tener presente que estas composiciones, máximos exponentes del siglo XII, se componían siempre con versos alejandrinos, y el cuerpo monorrimo de los poemas en Rima Jotabé, puede adaptarse a cualquier métrica.

También se utiliza una estructura similar de versos de igual rima, en los Zéjeles, salvo que, en esta centenaria composición, los versos utilizados eran de arte menor.

Así pues, el cuerpo monorrimo de la Rima Jotabé descrita por primera vez en la primera Documentación Formal de composición de poemas en Rima Jotabé, en 2009, se sitúa en un punto intermedio entre ambas estrofas clásicas mencionadas, pues los poemas Jotabé básicos y primarios, como he citado anteriormente, están compuestos con versos endecasílabos. Aunque en la actualidad los poemas en Rima Jotabé, puedan estar compuestos en cualquier métrica admitida por la preceptiva poética.


La tercera estrofa es un segundo pareado

Para esta tercera estrofa, podemos aplicar la misma explicación que para la primera estrofa.


La cuarta estrofa es un Terzo

La cuarta estrofa es realmente, como ya he citado, el alma de los poemas compuestos en Rima Jotabé, pues es una estrofa totalmente nueva nunca antes utilizada en la poética mundial, la cual se comenta y explica ampliamente en una sección aparte y específica.



EL TERZO

Un Terzo es una estrofa de tres versos, pero que no rima como lo hacen habitualmente los tercetos convencionales, sino que lo hace de una manera novedosa e ingeniosa, siendo el Terzo realmente quien le da a los poemas compuestos en Rima Jotabé su característica diferente, diferenciada y diferenciadora de todas las demás estructuras estróficas en todo el ámbito de la poética mundial.

El Terzo rima de la siguiente manera.

El primer verso del Terzo rima con el primer pareado del poema.
El segundo verso del Terzo rima con el cuerpo monorrimo central del poema.
El tercer verso del Terzo rima con el segundo pareado del poema.

Con esta disposición en su rima, se conforma una estructura que hace del Terzo un nexo de unión o concatenación entre el final del poema, el principio y centro del mismo en lo que a la rima se refiere, dándole este extremo una gran significación de conjunto a los poemas compuestos en Rima Jotabé.

Esta estructura de los poemas compuestos en Rima Jotabé y su Terzo final que une todo el poema en sí, es una total novedad en la poética mundial de todos los tiempos, pues nunca se ha realizado en el campo de la composición poética nada parecido, constituyendo todo un reto para los poetas que quieran enfrentarse a él, y un nuevo mundo de posibilidades para los poetas que deseen componer poesía con un aire fresco a la vez que clásico.

Además, en un principio puede incluso dar la apariencia, si no conoces la estructura de la Rima Jotabé, que los tres últimos versos no riman con nada, dando la impresión de versos sueltos con rima libre, lo que le confiere cierto punto de modernidad a esta estructura neoclásica que utiliza la rima y la métrica como banderas en todo momento.

Esta estructura ofrece una complejidad añadida, pues en un mismo poema de tan sólo once versos, cinco de ellos deben rimar de la misma manera, a saber, el cuerpo monorrimo con su correspondiente verso del Terzo, (el segundo), mas, es en este extremo donde el oficio de poeta debe ponerse en valor y utilizar sus artes más hábiles, para que el poema suene agradable al oído, exprese lo que el poeta desea expresar y mantenga la estructura del poema intacta, apartándose de la cacofonía o la rima fácil en que se puede caer con cierta facilidad.

La Rima Jotabé, con su terzo final, es todo un reto para los poetas que se decidan a componer en ella, pero a todos los poetas que se esfuercen por componer en ella, les regalará una agradable recompensa al leer su poema.

Ejemplos de poemas en Rima Jotabé:

Nave al Pairo

(3 Jotabé)


I

Me sumerjo en el agua de tus fuentes,
esas garzas lagunas transparentes.

En el mar de tus ojos me aventuro,
al pairo mi balandro, mi conjuro
se sumerge en el fondo claroscuro
igual que un argonauta del futuro.

Nadando por los rojos vericuetos
de tus venas, con besos indiscretos.

Navego por tus mares impacientes
hasta tu corazón, fruto maduro,
donde escondes celoso tus secretos.


II

Empiezo a navegar por este llano,
por este laberinto, negro arcano,

y ya no me acompaña tu latido,
el timón de mi barca se ha perdido,
que no muero de sed, porque no he sido
más que un soplo de amor desfallecido.

Y tú que eres delfín y yo sirena
varada en los escollos y en la arena,

me exilio de la palma de tu mano,
me refugio en la isla del olvido
y me trago la hiel de mi condena.


III

Amor que me tortura y envenena,
que sin cuartel ni pausa me condena.

He de seguir la ruta que prefiero
sobre las duras rocas del sendero,
y con el primer rayo selenero
regresaré a mi hogar, mi hogar primero.

Tu duro corazón máquina fría,
nada más que ilusión, pura utopía.

Mi testigo será la Luna llena,
mi sueño será el canto de un jilguero
que cantará a la luz de un nuevo día.


María del Carmen Guzmán Ortega
La Palma del Condado, Huelva, (España)



(Poema ganador del Primer Premio del I Certamen Poético Internacional Rima Jotabé)


La vid

(2 Jotabé)


La aventura imponente y misteriosa
nos la ofrece la cepa prodigiosa.

A través de sarmientos retorcidos
fluyen jugos gozosos, bien nacidos.
Sus flamantes racimos adheridos
agradecen sustentos recibidos.

La lluvia con el sol, en gran medida,
les brindan el regalo de la vida.

Por fin, la mano humana y hacendosa
recoge, en madurez, frutos crecidos,
loando la vendimia conseguida.


Y sigue su proceso y su camino
buscando conseguir otro destino.

Nos ofrecen su don en pleitesía,
aledo, moscatel o malvasía,
el aroma, explosión de fantasía,
regala su toque de poesía.

Tocadas con los pies, sucoso lecho
o técnicas actuales por derecho.

Al catar el enólogo tal vino,
con tacto, reverencia y cortesía,
brindará al viñador en candelecho.


Marisol Puche Salas
Alicante, (España)


(Poema ganador del Primer Premio del IV Certamen Poético Internacional Rima Jotabé)


Nos une Isidoro y la pluma

(Jotabé)


Me une la pluma y el gran Isidoro,
en reverencia al poeta que adoro.

Flechando al corazón con la escritura
y haciendo que con luz y con ternura,
nazca la poesía y su estructura
para expresión colmada de frescura.

En el día del escritor yo quiero,
llegue el homenaje con todo esmero,

al más grande bisnieto de Isidoro,
en las letras del mundo fue figura,
y en nuestra Patria Jorge es el primero.


Noé Zenón Suárez Casielles
Dolores, (Argentina)




COMPOSICIÓN DE LOS POEMAS ESTRÓFICOS EN RIMA JOTABÉ

Al margen de las oportunas orientaciones de cómo se componen específicamente los poemas en Rima Jotabé, es necesario apuntar que este tipo de composición estrófica, como todas las que hay en el universo poético mundial, se rige por completo por la forma de composición que las preceptivas poéticas de cada país y de cada lengua hayan regulado, con todos los considerandos que estas conlleven, sin ningún tipo de excepción, pues la Rima Jotabé no está al margen de seguir los dictados que la poética mundial ha regulado para la buena composición de poemas.

Así se pueden utilizar todos los tropos y recursos poéticos que la preceptiva poética que utilicemos nos ponga a nuestro alcance.

Metáfora, sinalefa, prosopopeya, asíndeton, polisíndeton, hiato poético, oxímoron, alegoría, anáfora, antítesis…
Figuras de dicción, figuras de pensamiento…
Acentuaciones diversas.
Todo, absolutamente todo lo que la preceptiva poética ponga en nuestras manos.

Sobre la preceptiva poética, en esta Documentación Formal de composición de poemas en Rima Jotabé, no se va a tratar nada en absoluto, pues no es el tema del presente documento, el cual tan sólo está orientado a dotar a los poetas de un método y explicar de una forma amplia y exhaustiva, la novedosa Rima Jotabé y todas sus variantes, con todas sus características y peculiaridades específicas.

Para saber sobre la preceptiva poética, hay muy buenos libros en los que poder beber para poder componer poesía clásica en cualquiera de las estructuras estróficas que deseemos utilizar, ya no sólo en Rima Jotabé.

Por lo tanto, la Rima Jotabé, se acoge a los dictados de la preceptiva poética que utilicemos, y para los conocedores de la misma, la Rima Jotabé, no tiene mayor complicación, que seguir fielmente los dictados que se compendian en este documento.

Tras esta alusión a la preceptiva poética, continuando con los poemas compuestos en Rima Jotabé, diré que los poemas estróficos en Rima Jotabé pueden ir sucediéndose uno tras otro sin ningún tipo de problema, siendo el número total de ellos, el que el poeta estime oportuno para poder completar la idea que desea transmitir en su composición. Siempre, evidentemente, que en cada uno de los poemas en Rima Jotabé que compongan el poema final en su conjunto, se mantenga su estructura prestablecida y se vayan sucediendo completos un poema en Rima Jotabé tras otro, con sus cuatro estrofas y sus once versos, dando lugar a poemas más extensos, compuestos por dos, tres, cuatro… quince, dieciséis… doscientos, mil o más poemas en Rima Jotabé o alguna de las variantes admitidas.

Como las cuatro estrofas de los poemas en Rima Jotabé deben ir separadas por un renglón vacío, como suele hacerse con todos los poemas estróficos, cuando se van encadenando varios poemas en alguna de las variantes de la Rima Jotabé uno tras otro, entre el final de uno de ellos y el principio del siguiente, deben dejarse dos renglones de separación, para dejar claro y patente, dónde acaba un poema y dónde empieza el siguiente tan sólo con una breve mirada, aunque un poeta curtido en Rima Jotabé sepa detectar este extremo sin ninguna dificultad.



ACENTUACIÓN FONÉTICA (RITMO)

Continuando con la redacción de esta Documentación Formal de composición de poesías en Rima Jotabé, he de decir que los pilares de todo poema clásico son la métrica, la rima y la acentuación fonética.

Mas, con respecto a la acentuación fonética, he de comentar que no son pocos los poetas que han prescindido de ella y la han sacrificado en sus poemas, sustituyéndola por el llamado, ritmo interno de los versos, no porque los versos que poseen una perfecta acentuación fonética no posean un ritmo interno melodioso, cadencioso y agradable bajo todos los supuestos en las composiciones poéticas que lo utilizan, sino porque la acentuación fonética, es lo primero que todo poeta sacrifica en favor de la rima y la métrica, pues estos dos pilares básicos y fundamentales, de los tres mencionados, son los que realmente marcan principalmente la poética mundial, y son los realmente intocables en la poesía clásica de todos los tiempos.

Debo decir que un poema con una acentuación fonética correcta, (heroica, dactílica, sáfica…), es muy agradable al oído y son ciertamente complejas de realizar para los poetas que las implementen en sus versos, aunque en algunas ocasiones hay ciertas acentuaciones fonéticas, como la llamada Simétrica, que puede llegar a ser un tanto monótona, pues, la acentuación de los versos recae en todas las vocales pares, produciendo como un “sube y baja” en la modulación de la voz del lector o recitador del poema que puede llegar a ser ciertamente rutinaria o cansina, tanto para quien lo declama como para quien lo oye.

Además, según qué tipo de acentuación que se utilice, hay palabras dentro de cualquier idioma, que estarán condenadas a no poder utilizarse nunca, ya sea por la cantidad de sílabas que tenga la palabra en concreto, ya sea por la sílaba dentro de la palabra donde recaiga la acentuación fonética de la misma. Es por este motivo, (entre otros), que prácticamente todos los poetas de la poética mundial que han compuesto y componen poesía clásica, en algún momento de su trayectoria poética, han abandonado la acentuación fonética en pro de la métrica y la rima, que han seguido utilizando con meticulosa pulcritud.

Por otra parte, el ritmo interno de los versos, normalmente siempre se ha asociado a la acentuación fonética de los mismos, así, la composición de los versos de los poemas estróficos en Rima Jotabé, siguen las mismas normas de acentuación fonética existentes en la preceptiva poética para todos los versos con sus diferentes métricas, (octosílabos, endecasílabos, alejandrinos…), y por extensión en la poética mundial, todas las métricas de los versos, independientemente del poema que los acoja, deben cumplir las mismas directrices fonéticas.

Es sabido que la acentuación simétrica, es con diferencia, la más musical de todas las acentuaciones que se pueden utilizar en los versos, pero a la vez también es sabido que, aun siendo la más monótona, como comentaba antes, y, además, también es, y con diferencia, la más compleja de realizar. Esta acentuación fonética simétrica y todas las existentes, se pueden utilizar en la composición de los poemas en Rima Jotabé y en cualquiera de sus variantes.

Mas, aun a pesar de ello y sabiendo de las bondades de las acentuaciones fonéticas, para los versos que compongan los poemas estróficos en Rima Jotabé en cualquiera de sus variantes, dejo este extremo de la acentuación fonética en manos del albedrío del poeta que realice los poemas, dado que al introducir encabalgamientos, paradas interversales o la propia manera de entender la poesía del rapsoda que los esté recitando, o el usuario de poesía que esté leyendo, la acentuación fonética es, como ya he comentado, el primero de los tres pilares básicos de la composición clásica de poemas que se sacrifica en aras de una recitación o lectura coherente del poema.

Pero de lo que no pueden carecer los versos de los poemas que se compongan en Rima Jotabé, es de musicalidad, pues la musicalidad interna de los versos es realmente lo que va a dotar de ritmo y belleza a los mismos y con ello, al poema en su conjunto.

Así pues, uniría el ritmo, más que a la acentuación fonética, a la musicalidad interna de los versos en sí mismos y al resultado final de la composición poética una vez recitada o leída, la cual debe ser agradable al oído y dulce en su lectura y recitación, aunque no siga una estructura fonética predeterminada.

Aquí quiero anotar que los más grandes poetas de toda la historia, entre los que puedo citar a Joanot Martorell (1413-1468) “Lo temps es tal que tot animal brut”. Víctor Hugo (1802-1885) “Jolies femmes”. Marqués de Santillana (1398-1458) “Soneto a San Andrés”. Vicente Gallego (1963) “Joan Vinyoli”. Amado Nervo (1870-1919) “El celaje”. Francesco Petrarca (1304-1374) “Voi ch’ascoltate in rime sparse il sueono”. Fernando Pessoa (1888-1935) “Ah um soneto!!!”. Luis de Góngora (1561-1627) “De la brevedad engañosa de la vida”. Francisco de Quevedo (1580-1645) “Muerte y vida”. Manuel Machado (1874-1947) “El caballero de la mano en el pecho”. Rubén Darío (1867-1916) “Al maestre Gonzalo de Berceo”. Antonio Machado (1875-1939) “Rosa de fuego”. Gustavo Adolfo Bécquer (1836-1870) “Céfiro dulce que navegando alado”. Carlos Marzal (1961) “La tregua”. Miguel Hernández (1910-1942) “Llamo al toro de España”, Wiliam Shakespeare (1564-1616) “Sonnet XXIX”, y muchos otros grandes poetas de la poética mundial, han sacrificado la acentuación fonética preestablecida en la preceptiva poética, en aras de una musicalidad interna en los versos, y de la métrica y la rima, y, aun así, los poemas que acogen dichos versos, son verdaderos estandartes y abanderados de sus respectivas poéticas.

Ejemplos de diferentes acentuaciones en los poemas en Rima Jotabé:

El árbol de la vida

(Jotabé – Acentuación heroica)


El árbol de la vida habla por mí.
Te ruega que sus hojas, de alhelí,

respetes con extremo sentimiento,
con ese amor que quita el sufrimiento
y nunca nos ha hablado de lamento
pues él es todo vida, amor, contento.

La fuerza que nos hace caminar
con brío y con pasión cual bravo mar…

y empuja con dulzura y frenesí
al cálido perfume a paz del viento
que siempre con su luz… invita a amar.


Juan Benito Rodríguez Manzanares
Valencia, (España)



Sombra de flor

(Jotabé – Acentuación melódica)


Eres aura de flor fresca y fragante
que ilumina de pétalos tu instante.

Yo, una sombra mutante del camino,
que del aire de flor es peregrino.
Eres luz de sensible y cristalino
sentimiento engarzado de opalino.

Yo, una sombra de aquella margarita,
que del alma encendida resucita.

Eres brote en susurro vacilante
que acaricia la aurora del destino.
Yo, una sombra de flor que aún palpita.


Ricardo Pérez da Costa
Rocha (Uruguay)



Amor etéreo

(2 Jotabé – Acentuación propia)


En silencio encendido de las noches
florecen los amores en derroches.

Las nubes acarician con desvelo
tibio vientre de oscuro terciopelo.
Engendran las estrellas en su vuelo
destellos de preciado y noble anhelo

Caricias de cariño sigilosas
entre sutiles pétalos de rosas.

Un beso apasionado en medianoches
se remonta a la cúspide del cielo,
y en su vuelo embelesan mariposas.


La noche los envuelve en suave manto
pasión enardecida del encanto.

Hacia el cielo se abrieron sus miradas,
fueron dos luces, lunas plateadas.
En tenue firmamento iluminadas
aparecieron almas reflejadas.

El lucero testigo palpitante,
atesoró el romance de menguante.

Trompetas y violines en su canto
entonan en sus horas más sagradas,
arpegios de ese amor tan anhelante.


Ricardo Pérez da Costa
Rocha (Uruguay)


(Poema ganador del Séptimo Accésit del VI Certamen Poético Internacional Rima Jotabé)


No llores por amores

(Jotabéa - Acento fonético en los versos alejandrinos, 2, 6, 9, 13)


para Elisa


No llores niña hermosa, de forma lastimosa.
Ni penas, ni tristezas, ternura primorosa.

No gimas por amores, ni exhales más suspiros,
ni tengas más pesares, ni dejes más heriros,
con tóxicas promesas, que agiten tus respiros.
Tendrás donceles muchos, que amores van pediros.

Escinde la tristeza, regala tu sonrisa,
y deja flor del viento, que juegue con la brisa.

¡Oh luz de los embrujos! ¡Chiquilla deliciosa!
Olvida tanta angustia, ni en males vos sumiros.
¡Serás por siempre amada, mi tierna y dulce Elisa!


Manuel Ángel Calzón Díaz
Avilés, Asturias, (España)




RIMA

Con respecto a la rima, otro de los pilares de la poesía clásica, los poemas en Rima Jotabé siempre han de estar compuestos con rima consonante o perfecta, como ya había citado, no siendo válidos los poemas en Rima Jotabé compuestos con rima asonante o imperfecta, y evidentemente, no pueden existir poemas en Rima Jotabé compuestos con rima estrampa (verso blanco), pues perdería toda su estructura y el alma de los poemas en Rima Jotabé, el Terzo, no tendría razón de ser al no tener que rimar nada con nada, pues, como he comentado anteriormente, el Terzo es el alma de los poemas en Rima Jotabé, y una parte fundamental en la estructura diferente, diferenciada y diferenciadora de los poemas en Rima Jotabé de cualquier otro tipo de composición de poemas clásicos.

En los poemas estróficos Jotabé, ninguna de las tres primeras estrofas puede acabar utilizando la misma combinación de consonantes y vocales para efectuar la rima consonante, pues de este modo también se perdería el efecto del Terzo, ya que dos o los tres versos del mismo, acabarían de igual manera y perdería su fuerza y razón de ser.

También es recomendable, pues dota de más musicalidad al poema, que la vocal temática de las palabras que efectúan las rimas, es decir, la vocal tónica de la palabra con que se efectúa cada rima, más todas las vocales que puedan acompañar a esta para realizar la rima, sean diferentes en las tres primeras estrofas, para que el efecto sonoro en el Terzo final sea brillante y diferente.

Es preceptivo comentar que dentro de un mismo poema en Rima Jotabé, no puede existir una misma rima entre cualquiera de sus tres primeras estrofas, pues en ese caso el Terzo final tendría dos versos que rimarían de la misma manera, perdiendo esta novedosa estrofa el alma que la caracteriza y su sonoridad a la hora de declamarlo e incluso a la hora de leerlo.

Ejemplos de rimas no admitidas:

Pareado; -or
Cuerpo monorrimo; -ama
Pareado; -or

--

Pareado; -ora
Cuerpo monorrimo; -ora
Pareado; -ir

Y por supuesto, está totalmente prohibido que las tres primeras estrofas rimen de igual manera, en primer lugar, porque no habría diferenciación entre las tres primeras estrofas, y en segundo lugar porque al Terzo final también se le harían coincidir sus tres versos con la misma rima, dando lugar a un poema de once versos en los que todos ellos rimaría de igual manera, dejando totalmente de ser un poema compuesto en Rima Jotabé.

Ejemplos de rimas prohibidas:

Pareado; -al
Cuerpo monorrimo; -al
Pareado; -al

--

Pareado; -ante
Cuerpo monorrimo; -ante
Pareado; -ante

Asimismo, desde esta Documentación Formal de composición de poemas en Rima Jotabé, se recomienda que la vocal temática utilizada en las rimas de las tres primeras estrofas y las vocales que acompañen a la vocal temática en la composición de la rima, tampoco sea la misma por el mismo motivo citado anteriormente, ya que la musicalidad del poema se reduciría drásticamente, además de dar una imagen bastante pobre al poema, y del poeta que lo haya compuesto.

Ejemplos de rimas no recomendadas:

Pareado; -ida
Cuerpo monorrimo; -ina
Pareado; -elo

--

Pareado; -ema
Cuerpo monorrimo; -ón
Pareado; -era

Las variantes de los poemas en Rima Jotabé llamadas Jotabéjo, Jotabemo, Jotabejomo y sus derivados, tienen unas características específicas y especiales que se comentarán más adelante en su correspondiente sección.



MÉTRICA

Con respecto a la métrica, los poemas en Rima Jotabé básicos, como ya hemos comentado, son versos de once sílabas métricas, siendo su conteo el preestablecido para todo tipo de versos, en los que entran en juego todas las artes y recursos poéticos que la preceptiva poética ponga a nuestro alcance, como las sinalefas, hiatos poéticos, diéresis, sinéresis... y todos los recursos gramaticales de la lengua en que se estén componiendo, tales como los diptongos, diéresis, hiatos gramaticales…

Los poemas estróficos en Rima Jotabé, se rigen por completo por las normas preestablecidas de la preceptiva poética de la lengua en la que se compongan, de las acepciones poéticas y literarias, y de todas las figuras gramaticales, poéticas y retóricas que puedan existir en el ámbito de la poética mundial para toda composición poética, y de la gramática de la lengua en que se esté componiendo las poesías.

Los poemas en Rima Jotabé, según su métrica, tienen algunos nombres propios, así tenemos que el primer nombre propio, es precisamente Jotabé, que hace referencia a cómo fueron descritos por primera vez los poemas en Rima Jotabé, así los Jotabé son los poemas compuestos en exclusiva con versos endecasílabos y rima consonante.

Posteriormente fueron descritos los poemas en Rima Jotabé de arte menor, siendo su máximo exponente los poemas octosílabos, los cuales toman un nombre propio, Jotabém, haciendo referencia este nombre a los poemas compuestos en Rima Jotabé octosílabos y de rima consonante. La “eme” final hace referencia a “menor”, de arte menor.

También fueron descritos los poemas en Rima Jotabé con versos alejandrinos, y estos tomaron el nombre de Jotabéa, haciendo referencia la “a” final a los versos alejandrinos. Así los Jotabéa hacen referencia a los poemas en Rima Jotabé compuestos en exclusiva con versos alejandrinos y rima consonante. Nunca con versos tetradecasílabos, que se denominarían, Jotabé tetradecasílabo.

Y además de estas tres métricas que tienen un nombre propio, cada poeta puede componer sus poemas en Rima Jotabé en la métrica que estime oportuna, añadiendo el número de sílabas métricas de la métrica de su poema, junto al nombre base de cada medida bajo el título del poema. Así pues, puede haber un Jotabém heptasílabo o trisílabo, un Jotabé eneasílabo, dodecasílabo o hexadecasílabo.



MODALIDADES Y VARIANTES DE LA RIMA JOTABÉ

Los poemas compuestos en Rima Jotabé, disponen de una gran cantidad de variantes en todos los sentidos, ya sea en métrica, por su extensión en poemas, o por su aspecto visual al componerlos.

No obstante, todas las variantes deben mantener la estructura de rima ya comentada ampliamente en cada uno de los poemas, siendo esta una condición indispensable.

Se recomienda, como se puede ver en todos los ejemplos de esta Documentación Formal de composición de poesías en Rima Jotabé, que, bajo el título del poema, se especifique la variante que se ha utilizado para componer el poema.

Asimismo, opcionalmente, cuando un poema esté compuesto por varios poemas estróficos consecutivos en alguna variante de la Rima Jotabé, y se haya especificado bajo el título la variante utilizada, se puede, y debe, anteponer a la misma la cantidad de poemas que componen el poema en su conjunto, excepto cuando esa extensión tenga un nombre propio, como el Jotabeí, Jotabeím, Jotabeía, Jotabéjo, Jotabejoí, Jotabejoím, Jotabejoía, Jotabemo, Jotabemoí, Jotabmoím, Jotabemoía, Jotabejomo, Jotabejomoím, Jotabejomoía, Jotabév, Jotabejóv, Jotabemóv, jotabejomóv, Jotabera, Jotabejora, Jotabemora y Jotabejomora.

Ejemplo:

Todos los días después del crepúsculo

(3 Jotabé)


Todos los días después del crepúsculo
me asalta un temor sincero y mayúsculo.

Temor por revivir cierto mal sueño
pesadilla de la que no soy dueño
que me hace sentir débil y pequeño
y eclipsa todo calor hogareño.

¿Qué hice para merecer soportarlo?
Tal vez lo que obré conseguí olvidarlo.

Pero lo sufro yo con cada músculo
y aunque en no cerrar los ojos me empeño
ni una noche evito experimentarlo.


En él ando por un jardín frondoso
lleno de flores de tacto sedoso

las plantas muestran su verde de vida
el Sol brilla cual antorcha encendida
un pájaro en un hueco árbol anida
y la hormiga atesora su comida

y cercado por un muro de arbusto
se alza un olivo grandioso y robusto

sin duda el Edén es, bello y hermoso
más que cualquier maravilla construida
más que lo ideal para cualquier gusto.


Y contemplo absorto y enamorado
a una joven de cabello dorado

ella me mira con dulzura tanta
que mudo quedo ante su gracia santa
brotan melodías de su garganta
y me declara su amor mientras canta

¿Qué por qué no comparto la alegría
de ese bello jardín de fantasía?

Porque cuando me encuentre despertado
y cuando vea vacía mi manta
sabré que aquella joven no existía.


Andrés Martínez Morte
Valencia, (España)



(Poema ganador del Tercer Accésit del III Certamen Poético Internacional Rima Jotabé)




POR SU MÉTRICA


Jotabé

El Jotabé es la forma básica de los poemas compuestos en Rima Jotabé.

Esta denominación hace referencia sólo a los poemas compuestos por once versos endecasílabos y con rima consonante.

Bajo el nombre de Jotabé puede haber un sólo poema estrófico o varios consecutivos, excepto si son once los poemas consecutivos, pues entonces toma el nombre específico de Jotabeí.

Ejemplos:

A Mistium

(Jotabé)


Pienso cuánto te debo y lo agradezco,
porque a tu lado nunca desfallezco.

Sabes dar ese impulso necesario,
siempre tan generoso y solidario
a cuantos te rodean cual rosario,
con tu espíritu llano y literario.

En este libro el tiempo nos apremia,
los silencios nos hablan de bohemia.

Lo escribo en singular y te lo ofrezco,
pero somos legión y un operario
pues con tu gratitud, das academia.


Cecilia Codina Masachs
Cataluña, (España)



Virgen de los Desamparados

(2 Jotabé)


Esplendor entre naranjos frondosos,
flores de azahar, perfumes grandiosos,

adornáis de resplandor su retina.
Desde su trono en tierra levantina
extiende su protección serafina
al mundo, bella Virgen peregrina.

Madre de Dios de los desamparados
todos te veneran en tus traslados.

En tu basílica acoges piadosos
e inocentes y mártires de albina
apostura y futuros desdichados.


Madre eres caudal de gracia divina
que el pueblo con regocijo confina.

En primavera de mayo florido
amparas al hombre errante, perdido,
hambriento, desamparado y está hundido
en el más lóbrego averno temido.

Reina de limpia imagen celestial
eres orgullo y dignidad jovial.

En la Capilla tu luz ilumina
al mundo que a tus pies está rendido
desde arraigo real hasta imperial.


Constantino Yáñez Villaescusa
Petrer, Alicante, (España)



(Poema ganador del Segundo Accésit del VI Certamen Poético Internacional Rima Jotabé)


Jotabé (Número de sílabas por su nombre específico)

Estos poemas están compuestos por once versos de arte mayor, de métrica diferente a la endecasílaba y los versos alejandrinos, pues estos tienen sus nombres propios, Jotabé y Jotabéa respectivamente.

Estas variantes del Jotabé con un número de sílabas diferente a los endecasílabos y alejandrinos, puede constituirla un sólo Jotabé o varios seguidos, incluso once poemas estróficos consecutivos, pues la composición final nunca constituiría un Jotabeí ni un Jotabeía.

Junto al nombre de la variante de la Rima Jotabé utilizada, siempre debe ponerse el nombre de la métrica utilizada.

Ejemplos:

Nueve sílabas métricas.

De mi pluma, dedicado a vos

(Jotabé eneasílabo)


Bardo único, infatigable,
muy aventajado y afable.

Eres sagaz y diligente,
eres de ayudar a la gente
sin importarte la corriente
ni el incendio más resistente.

Eres malabarista y naire
dejando tus versos al aire.

Y cito, persona intachable
que tu gesto eleva la mente
con vuestro eminente donaire.


Charo Vela Cabezas
Valencia, (España)



Diez sílabas métricas.

A vos mi enamorada

(Jotabé decasílabo)


Mía enamorada en mí estáis,
en el silencio me guardáis,

Más por ella estoy sin vivir,
su mirada quiero sentir,
en mi corazón ver latir
el amor que siento morir.

Ciego quizás estoy de amor,
pues sin vos quedo sin valor.

Del gran amor que reflejáis
será pues respeto servir,
Soy un caballero de honor…


Luis P Limiñana García
Monforte del Cid, Alicante, (España)



Doce sílabas métricas.

Ardiente defensora

(Jotabé dodecasílabo)


Soy ardiente defensora de tu risa,
de las muecas que adornan tu sonrisa.

Soy ardiente defensora de tu llanto,
adoro tus sentimientos de quebranto,
amo tus lágrimas y sollozos tanto
cual las tristes melodías de tu canto.

Soy ardiente defensora de tu mente,
de tus manías y tu fe soy creyente.

Soy ardiente defensora de tu brisa,
acógeme con tu cariñoso manto
dame un beso con gran ternura en la frente.


Alexandra Dogkaki
Atenas (Grecia)



Trece sílabas métricas.

Otro día azul

(Jotabé tridecasílabo)

Otro día azul, teñido color de cielo,
ágilmente torna tu blanca pluma vuelo.

Me desvelo con el reflejo de la luna,
la cama donde las dos personas son una
esta fría, viviendo sin fatiga alguna;
bruma y relente sobre la dura laguna.

Soy marioneta del destino, que al perderte,
rompió las maromas de su azarosa suerte.

Los labios ya son de frío, el tiempo es de hielo;
el viento mece los pensamientos cual cuna,
removiendo el dolor de no poder tenerte.


Diego Jiménez
España



(Poema ganador del Décimo Accésit del VII Certamen Poético Internacional Rima Jotabé)


Catorce sílabas métricas.

Pasión alterada

(Jotabé tetradecasílabo)


Su piel lleva los aromas de una rosa hermosa,
flor que brilla cuando la luna se ve brumosa.

Sus ojos llenos de luz y una bella mirada
conquistara la sonrisa de la voz sagrada,
con manos suaves y una canción acalorada
haces que tiemble toda mi pasión alterada.

En sus brazos encontré el calor de la marea,
que me lleva con los suspiros a la tarea,

de que cada verso le llene con espumosa
gloria su bello corazón, y de la morada
de nuestro romance, bella melodía crea.


Pablo Aguayo Rivera
Puerto Rico



Quince sílabas métricas.

Sopla y resopla

(Jotabé pentadecasílabo)


Sopla y resopla en la tarde un viento de sotavento
que se lleva polvo, hojas y que arrastra ese lamento

de mi pueblo atenazado, por los que así gobiernan,
con marchas, contramarchas, dicen, desdicen, alternan
desde estribor a babor, no se deciden, se internan
en un desorden de ideas, y así nos desgobiernan

Pobre pueblo, que infeliz fue la decisión tomada,
que tonto y burdo desliz, que esclerosis avanzada

que, te llevó a pensar que aliviarías tu tormento
pues olvidaste mirar con quien ellos confraternan
pudiste haberte aliviado enfrentar tal payasada.


Ricardo Arasil
Uruguay



Dieciséis sílabas métricas.

¡Pobre mudo!

(Jotabé hexadecasílabo u octonario)


Conservo como un tesoro, cuál a mi amigo mejor,
a un pobre mudo que adoro, que sufre con mi dolor,

que goza si alegre estoy, es mi eterno compañero,
y la vida de mi ser...; presiente lo que yo quiero,
mis penas o mi placer, y en sentir es el primero,
sí me cubre la quietud o me embarga el desespero.

Calla cual reloj dormido que, en su muda oscilación,
siempre marcar ha podido las horas de la aflicción…,

el momento asaz preciso que realza el pundonor.
¡Pobre mudo! Si es discreta ¡no será secreta empero!
¡Que de un poeta es pasión y el mudo es mi corazón!


Pedro Manuel Calzada Ajete
Caalabazar, Boyeros, La Habana (Cuba)



Utiliza rima no recomendada.


Jotabém

Estos poemas están compuestos en Rima Jotabé, pero en arte menor y con una métrica octosílaba en exclusiva.

Estos poemas pueden estar compuestos tan sólo por un poema estrófico, o una serie de ellos, excepto si esa sucesión de poemas es once, pues en ese caso el poema toma el nombre de Jotabeím.

Ejemplo:

A un amigo

(Jotabém)


Poema dedicado a Juan Benito Rodríguez Manzanares

Por animarme cuando nadie lo hacía,
Por apoyarme y prestarme su ayuda incondicional.
Por aguantar mi inexperiencia y mis numerosas dudas.


Gracias


Sin querer y sin saber
eres agua que beber.

Tus palabras me conmueven
y tus versos me remueven,
pues en esta alma promueven
cantos que del cielo llueven.

Abres el duro camino
que con poemas termino.

Y sin mi lápiz torcer
traes duendes que me eleven
a este sueño libertino.


Esther Abellán Rodes
Monóvar, Alicante (España)



Jotabém (Número de sílabas por su nombre específico)

Estos poemas están compuestos por once versos de arte menor de métrica diferente a la octosílaba, pues estos tienen su nombre propio, Jotabém.

Esta modalidad del Jotabém con un número de sílabas diferente a la octosílaba, puede constituirla un sólo Jotabém o varios seguidos, incluso once poemas estróficos consecutivos, pues la composición final nunca constituiría un Jotabeím.

Junto al nombre de la variante de la Rima Jotabé utilizada, siempre debe ponerse el nombre de la métrica utilizada.

Ejemplos:

Dos sílabas métricas.

Fontanal

(Jotabém bisílabo)


Más
ras.

Doy
hoy,
boy
voy

buen
tren.

Paz
soy…
cien


Pedro Manuel Calzada Ajete
Caalabazar, Boyeros, La Habana (Cuba)



Tres sílabas métricas.

El amor es

(Jotabém trisílabo)


Quereres
placeres.

Victorias
euforias
historias
disforias.

Anhelos
recelos.

Deberes
memorias
consuelos.


Evandro Valladares Valladares
Tegucigalpa, (Honduras)



Cuatro sílabas métricas.

~

(Jotabém tetrasílabo)


¿Alamar?
Afincar.

¿Enmarqué?
Calenté,
masacré,
juraré.

Remilgosa,
bondadosa,

Aprobar,
¿Remarqué?
Mariposa.


Anabel González Medina
La Havana (Cuba)



Cinco sílabas métricas.

Don elefante

(Jotabém pentasílabo)


Don elefante
trompa adelante

camina lento,
con mucho tiento
si el pavimento
es de cemento.

No apura el paso
ni por si acaso.

Se ve elegante
su movimiento
a suelo raso.


Idis Parra Batista
Puerto Padre, (Cuba)



Seis sílabas métricas.

Por tu amor

(Jotabém hexasílabo)


Tú eres la mozuela
que me tiene en vela

por ti vivo y muero
a tus pies entero
como fiel guerrero
y gentil cordero.

si he de fallecer
este atardecer

a mi alma consuela
pues soy lisonjero
rendido a tu ser


Carlos Alberto de la Cruz Suárez
México



Siete sílabas métricas.

Con fuego

(Jotabém heptasílabo)


Cae al fondo del mar
una estrella aclamar

tu nombre, con baluarte
el deseo de amarte,
mi bella alma entregarte
y el corazón besarte,

con pasión bello amor
serás en mi clamor

el sueño de abrumar
tu piel, y reclamarte
con fuego el desamor.


Pablo Aguayo Rivera
Puerto Rico



Jotabéa

Estos poemas están compuestos por once versos alejandrinos, y sólo alejandrinos, con sus particularidades específicas a la hora de su realización.

Mas, como existen los versos tetradecasílabos, como ya hemos visto, y estos no siguen las directrices de composición de los versos alejandrinos, sino que son tan sólo versos que su conteo silábico suman catorce sílabas, puede darse el caso de que un poeta decida componer un poeta Jotabé tetradecasílabo, que no sería un Jotabéa bajo ningún concepto.

Estos poemas pueden estar compuestos por un solo poema estrófico o una sucesión de ellos de cualquier número, pero cuando esa sucesión sean once Jotabéa, el poema toma el nombre propio de Jotabeía.

Ejemplo:

Primavera en Buenos Aires

(Jotabéa)


Me envuelve el dulce aroma de mansa tarde clara,
plácido y sereno un tilo en flor besa mi cara.

El azul jacarandá tapiza con su velo,
blanca estalla la magnolia y el jazmín del cielo.
Un benteveo henchido con su pesado vuelo
alerta con la bulla el renovado celo.

Mis pies no perciben la hojarasca que crepita
y tímida florece una blonda margarita

que se esconde temerosa por si la pisara.
Ríen mil gorriones revolcados en el suelo,
porque en nuestra plaza la primavera palpita.


María Cristina Sorrentino de Zaragozi
Buenos Aires (Argentina)



(Poema ganador del Tercer Premio del IV Certamen Poético Internacional Rima Jotabé)



POR SU EXTENSIÓN

Aunque como hemos visto en la sección anterior, y veremos más adelante, hay algunos poemas que pueden estar compuestos en su totalidad por más de un poema estrófico, y con ello tienen una extensión variable según los poemas utilizados en su realización de un poema más extenso, hay algunas variantes que tienen un número de poemas consecutivos determinados y con ello, un nombre propio y un apelativo también propio.


Jotabeí

La Composición Redonda del Jotabé.

Es un poema compuesto por once poemas Jotabé. Esta es la llamada, Composición Redonda, de la Rima Jotabé, pues sería una sucesión de once Jotabé, con lo cual obtenemos un poema compuesto por once Jotabé, de once versos en cada uno y a su vez de once sílabas métricas cada verso.

Cualquier sucesión de poemas diferente a once, no tienen nombre propio, siendo tan sólo un Jotabé que contiene un número determinado de estos poemas.

Cualquier otro número de sílabas métricas diferente a la endecasílaba, aunque su número de poemas seguidos sea de once, no pueden ser considerados como la composición redonda de la Rima Jotabé. No pueden ser considerados como un Jotabeí.

Ejemplo:

Verso el Jotabé

(Jotabeí)


I

Soñando la poesía, alegría
inventa sus senderos cada día.

Y no desmiente nada de la gente
y no nos borra nada de la mente
y no corona en vano la simiente
y no agacha la voz, eco valiente.

Soñando la poesía, descanso
del trajín de ir y venir mi remanso.

A su ropa yo te prometería
ser en paz y comer siempre caliente
si no fuera porque una fiera amanso.


II

Desde antiguo observo límites fría
tierra hueca, luz que me esclarecía,

paso largo de las horas, creciente
vivir en tempestad por accidente
sin entender jamás que lo aparente
gradúa y condiciona cualquier lente.

Es por ello que emprender el descenso
no me llena de amargura el suspenso

de celebrarme en ti y en la caricia
siempre hasta el final sostén esta frente
no dejes que te agote en su disenso.


III

Todavía no me atengo desgracia
que me queda si te pierdo la audacia

no estocada entre los dientes, detente
no me lleves a mí, que no me tiente
las uñas añil, la sangre batiente
tirando de sí el sentido latente.

Despiertas por mí el batirse más denso
de espumas contenidas en ascenso.

Y arrastrándote por toda la estancia
Y te escondes, también yo, de repente
Y te vuelves a contraluz inmenso.


IV

No dejes que la historia que vivía
me pueda y sobreviva todavía.

Contén la huida en este tu presente
y no mires atrás deja que alimente
la voz que tergiversa lo emergente
y atada a la cadena no es consciente.

Y que éste y ningún otro es el extenso
desnombrar uno por uno en suspenso.

Y esta vez aquieta y algarabía
no te quiera remontar el poniente
no afloje la brida el aire más tenso.


V

is raíces profunda cacería
las llevan en la grupa en homilía

los infectos desdecires, la fuente
del desprecio más común y corriente
un mi mínimo existir concerniente
solo a un exiguo alentar displicente.

Mantengo todas las estatuas, censo
una por una, cuido al indefenso.

Y a mi sólo carcajada me envía
y las líneas no te tienen y el puente
tirarlo a dinamita por consenso.


VI

Ejércitos de agria melancolía
ya empujan ante mí su sincronía.

Ya vienen a buscarme, al existente
ya no le queda nada tan urgente
y a su talla ya la borran herviente
y ya mi brazo se tuerce impotente.

Detrás de la letra yo te regreso
a miríadas, sonidos del proceso.

Nada perviertes, nada suponías
nada controla el pasar persistente
nadie abandona su ser ex profeso.


VII

A tus manos, se las lleva la ría
y dejo que aflore y suene la umbría.

Despierten los ojos, más aguardiente
inútil titila ante la serpiente
el tono aguerrido no es continente
y ya aquí su luz se extingue estridente.

Es este repicar, siglos de preso
ni hay hoy campo horizontal ni hay acceso.

Es dentro quizá que se descubría
dominio eficaz de carne vidente
turbio compás vil fatal retroceso.


VIII

Pero deja ya de hacer virguerías
con tal de atrasar qué no callarías.

No ves que esta vez no estará pendiente
y tú no te preocupes, tú entretente
no cejes en seguirla fijamente
no tires de las anclas del durmiente.

Acomete en cada caso el deceso
no, no vaciles, no pinches en hueso.

Tenaz en tu cuerpo, qué te creías
no era disfraz, no da igual, qué se siente
somos aviesos vendidos al peso.


IX

Encaramada a una quinta ambrosía
desabrocho tu arremango en tardía

vuelta de tuerca natura inocente.
Disto las curvas más de lo decente
conviene apartar criatura indolente
las fauces de mí, la carne envolvente.

Deshabituarse sí es lo más costoso
que le sido dado al humano foso.

No pierden el brillar, palabrería
las cosas tras el velo del yacente
y nadie se imagina cuán fogoso.


X

Algodones que prenden en baldía
tierra de seca, arenosa, vacía.

Lejos transcurrir agua la surgente
tierno predecir que el cuerpo resiente
amen hecho al fin del cirio fulgente
disloca sin más herida, te miente.

Donde el crepitar fuego misterioso
no llegue será sin duda el reposo.

Deshazte cruel impostura bravía
no me oses y a lo que digan asiente
puede y ahoga el respiro tramposo.


XI

De azucenas la verbena volvía
y deambulando en su letanía

les cubría por entero, paciente
desde los pies cual el más fiel sirviente
los pliegues de las manos descendente
los poros de la piel, de diente en diente.

Cada cual pende del hilo, descoso
cada noche que me aguarda un esposo.

Disponerte viento a favor, sequía
no es hondo el respirar si no creciente
y obtusos sin igual en lo horroroso.


Cristina Morales Saro
Asturias, (España)


(Poema ganador del Segundo Accésit del III Certamen Poético Internacional Rima Jotabé)


Jotabeím

La Composición Ovoide del Jotabém.

Es un poema compuesto por once poemas Jotabém. Esta es la llamada, Composición Ovoide, de la Rima Jotabé, pues es una sucesión de once Jotabém, con lo cual obtenemos un poema de once Jotabém, de once versos en cada uno y de ocho sílabas métricas cada verso.

Cualquier sucesión de poemas diferente a once, no tienen nombre propio, siendo tan sólo un Jotabém que contiene un número determinado de estos poemas.

Cualquier otro número de sílabas métricas diferente a la octosílaba, aunque su número de poemas seguidos sea de once, no pueden ser considerados como la composición ovoide de la Rima Jotabé, ni como un Jotabeím.

Ejemplo:

Es hora…

(Jotabeím)


1

de preservar tantos dones,
de pensar en construcciones,

de valorar el planeta,
de dibujar la silueta
para encontrar la receta
que sane y que comprometa

al hombre con los demás
y que deje siempre atrás

fanatismos, discusiones
y que al final se prometa
que la guerra… ¡Ya no más!


2

Sueño aún, con un futuro
que no tenga ningún muro.

Con fronteras para unión
y no miedo y desazón.
Debemos pedir perdón
y aprender ya la lección.

Seamos hoy más valientes
Y tendamos esos puentes

¿Dónde está el hombre maduro
con alma y con corazón
de soluciones urgentes?


3

Ojalá que esta utopía
en forma de poesía

que el océano atraviesa,
se pose, y arribe ilesa
con el deseo que expresa
y la intención que profesa

a ese rincón europeo.
Su ruego sea aleteo

y como una sinfonía
lleve su súplica impresa
y se escuche su gorjeo.


4

Cuando un paisaje contemplo
de amor, nos brinda un ejemplo.

Es de intercambio escenario
el cíclico itinerario,
el único y solidario
equilibrio planetario

con un cielo, aves y flores;
¡sus trinos y sus colores!

Conservemos este templo
de tan natural santuario
con sus verdes resplandores


5

La Amazonia es un tesoro
al que talan por el oro.

Ha perdido exuberancia.
No sé, si por ignorancia
o por la cruel arrogancia
o por la beligerancia

de intereses materiales
responsables de mil males

de destrucción que deploro
pues le restan importancia
a causas universales.


6

Actuar de modo concreto
con conciencia y con respeto.

Todos los pueblos del mundo
deben de un modo rotundo
salvar el suelo fecundo
sin perder ningún segundo.

Difícil es la tarea
y la verdad que golpea.

Es un muy singular reto
hacer el cambio profundo
que no se apague la tea


7

La hoja es fundamental
en el ciclo natural.

En los otoños se pisa
y es llevada por la brisa
con dirección imprecisa
que al fin, la escoba requisa.

Cuando de la planta es parte
se encarga de regalarte,

el oxígeno vital
que tu existencia precisa,
siendo efectivo baluarte.


8

Pero no es valorada
y aún menos respetada

y se transforma el paisaje
con artificial bagaje.
Para transitorio viaje,
llevamos mucho equipaje.

Inmortales nos creemos
y en la ceguera no vemos

que no nos llevamos nada,
que somos un engranaje,
y desnudos nos iremos.


9

Acá queda la basura
que deja nuestra aventura.

Se apaga el control remoto
y solo queda la foto.
El espejo ya se ha roto
y lo demás es ignoto.

El afán, el consumismo,
imbuido de egoísmo

que al humano desfigura
y es causa del terremoto
que nos conduce al abismo.


10

Por la pendiente resbala:
el nailon que se intercala

con carbón de chimenea,
y el petróleo que negrea
de un pingüino que chorrea
y por su vida pelea,

los tóxicos materiales
y las aguas residuales.

Mientras el sol nos regala
su gigantesca marea
con energía a raudales.


11

El sol, el agua y el viento
dan la fuerza y movimiento

para entorno perdurable.
Son pureza renovable
para un equilibrio estable
y un mañana más probable

El hombre y su inteligencia
descubrirá que la urgencia

es poner todo el acento
en una lucha incansable
para salvar la existencia.


Gladys Susana Pioli Lazo


(Poema ganador del Cuarto Accésit del VI Certamen Poético Internacional Rima Jotabé)


Jotabeía

La Composición Cuadrada del Jotabéa.

Es un poema compuesto por once poemas Jotabéa. Esta es la llamada, Composición Cuadrada, de los Jotabéa, pues sería una sucesión de once Jotabéa, con lo cual obtenemos un poema de once Jotabéa, de once versos en cada uno y de catorce sílabas métricas cada verso.

Cualquier sucesión de poemas diferente a once, no tienen nombre propio, siendo tan sólo un Jotabéa que contiene un número determinado de estos poemas.

Los Jotabé tetradecasílabos, aunque su número de poemas seguidos sea de once, no pueden ser considerados como la composición cuadrada de la Rima Jotabé, ni como un Jotabeía.

Ejemplo:

El sueño de mi abuela

(Jotabeía)


I

En un barco extranjero mi abuela tomo asiento
la vela de la nave se hinchó a favor del viento,

la quilla corto el agua con casta marinera
y se quedó la orilla llorando por la espera;
se consumió la tarde, descendió la bandera
y se atascó la puerta por la zona aduanera.

Tiene el recuerdo atado de la maltrecha cuna
y la ventana abierta por donde entró la luna.

La mano de su madre con sus besos de argento;
del padre con la vista rezando a la carrera
y el gajo del olivo que guarda una aceituna.


II

La vista a las alturas con la mirada adentro,
una lágrima afuera, del lloro, al desencuentro.

Sobre una mar en calma turbulencias se agitan,
de las cosas pasadas mil recuerdos le gritan,
de los tantos amores aun las venas palpitan,
todas las oraciones del pecho resucitan.

Toda su historia cabe dentro de un mismo sobre.
Y su riqueza al dedo con material de cobre.

Esta es la historia viva danzando al epicentro
de un fenómeno oculto, que sus cumbres habitan;
sobre un cuerpo flotante. Donde todo es salobre.


III

Se avistan las distancias capas de mar y cielo,
sobre una historia nueva, la angustia monta en pelo.

Una comida pobre sin muchos ingredientes,
degustar en secreto sin molestar los dientes,
acostumbrase un poco con otros recipientes
y reposar tranquila como seres vivientes.

Para bañar su cuerpo con una gota escasa,
allí de agua potable te brindan una tasa,

para bañarse en llanto se desprecia el pañuelo
y en este largo viaje, de cariños ausentes,
no encuentra en el perchero la ropa de la casa.


IV

La noche se le arropa con negra vestimenta,
algún lucero escaso su tenue luz revienta.

¿Y a la luna?, le han puesto turbia gasa en la cara,
una nube ha cruzado como una sombra rara.
El camino a San Diego detrás de una mampara,
pronto vendrá la aurora, se viste y se prepara,

un renacer de cobre, se va alisando el pelo
y la vista se alarga reviviendo al consuelo.

Ella acude a la proa con la mirada atenta
con la vista aguilucha visualizada y clara.
Como le dijo un día su pobre anciano abuelo.


V

Allá se ve una sombra, perdida en lontananza
ya se le ve la cresta, tomando al sol la panza.

Junto a mi abuela corren bisoños tripulantes,
hay caminos que paren espejismos constantes.
Los marinos que saben se agrupan delirantes,
presienten de la tierra sonajeros distantes.

La costa emite voces con música, el sonido
de pájaros que cantan bajo el sol derretido.

Se teje el movimiento donde la vista alcanza.
La tierra bien vestida de verdes abundantes.
La vista le retrata lo que graba el oído.


VI

Por suerte la palabra viene del mismo acento,
pero el trato es tan grave, como es el mar violento.

Los agrupan con fuerza, se le llama cuadrilla;
los hombres van aparte, mujeres a otra orilla.
Mi abuela es cocinera de caldero y de hornilla,
la ropa del que manda tiene raspa amarilla.

Se está recalentando la cazuela y la braza,
la dieta se la puso quien dirige la caza.

El humo ha puesto el traje con disparos de argento,
vislumbra un manto triste como una pesadilla.
Los comensales vienen en virtud de la raza.


VII

Mi abuela es una mezcla de aroma a caña santa,
que pasa el frio rudo con un poncho de manta.

Que fue a la tierra aquella pendiente del trabajo,
como una transparencia cultural de su gajo,
luchó por solo un grano de terreno cascajo
con la pobreza al hombro, como el de más abajo.

A fuerza de doblarse por surcos paridores
se resintió la espalda, surgieron los dolores

pero cantó a la vida por su misma garganta.
Se confesó ante el cura cuando sonó el badajo
y abandonó la Iglesia sin rastros pecadores.


VIII

Buscó entre tanta gente, vecinos del poblado
el hombre más apuesto, pero que fuera honrado.

Algunos pretendientes fijaron su cobija
y ardieron sus cachetes con el polvo de bija
con mirada inocente se ocultó tras la hendija,
tal vez por pretenciosa, negando una sortija.

Esos días de tedio, de trabajo y crudeza,
le llego la esperanza con su voz de nobleza.

Se fundió para siempre junto aquel ser amado.
De aquellos dos horcones ha nacido una hija;
que rompió los encantos que inundó la belleza.


IX

Mi abuela no está sola, se alarga la madeja,
otros brazos la aguantan su prolongada queja.

El sudor compartido corre por el arado,
se disimula un poco todo el tiempo pasado
por los frutos que acopian se abastece el mercado,
la descendencia corre con paso agigantado.

Los años son tatuajes grabados en la piel,
historias que no caben en un solo papel.

Mi abuela es una santa cuidando a su pareja
dichosa adormecida junto a su enamorado.
Los tres toman la escala, de retorno al bajel.


X

Volvieron a la orilla sujetando su injerto
y besaron la tierra con un sueño despierto.

La joven descendiente purificada rosa,
explorando lo nuevo con la mirada ansiosa,
con los ojos vidriosos y la mejilla acuosa
extendiendo las alas, como una mariposa.

Y dicen que la joven de casta marinera
rompió la fuente un día noveno mes de espera

para que yo saliera por la boca del puerto
ampollando pezones de mi madre amorosa
y recibiendo besos de mi abuela niñera.


XI

La historia de mi abuela, también la de mi abuelo,
las recibió mi madre, tejida en un pañuelo

y yo la he traducido, respetando el idioma.
La incrusté sobre el ala de mi mejor paloma,
amén si sobran puntos, si le falta un axioma
o me sanciona el burdo peritado en glaucoma.

Que Dios me deje el paso liberto en mi garganta,
para que vuele el ave si la tierra lo aguanta.

Para que deje un nicho protegido en el cielo
para que la esperanza proteja cada loma
y viva en paz con Dios mi pobre abuela Santa.


Noel León Rodríguez
La Habana, (Cuba)




ESPECIALES

Las versiones especiales de los poemas compuestos en Rima Jotabé, son aquellas que, manteniendo la estructura preestablecida de estos poemas estróficos, tiene una condición específica en la manera de realizar su composición que los hace diferentes a las versiones estándar de composición de poemas estróficos en Rima Jotabé.


Jotabéjo

Es una variante muy especial de la Rima Jotabé basado en el Ovillejo, poema estrófico que se describió por primera vez en el libro La ilustre fregona, escrito por el insigne escritor español don Miguel de Cervantes Saavedra.

Así pues, con ese preámbulo y esta premisa, he de decir que un Jotabéjo es un Jotabé que rima de la misma manera que todos los poemas en Rima Jotabé;

A; A; B; B; B; B; C; C; A; B; C;

Pero su característica especial es que el Terzo está compuesto por los versos finales de las tres primeras estrofas.

Estos versos que componen el Terzo del Jotabéjo, deben ser exactamente los mismos que están incluidos en sus respectivas estrofas sin que pueda variar ni una sola palabra. Tan sólo se admite que pueda variar la primera letra del verso de mayúscula a minúscula o viceversa, para que se pueda acondicionar a su nueva disposición.

Los signos de puntuación utilizados en los últimos versos de las tres primeras estrofas, también deben mantenerse cuando pasan al terzo, excepto los punto o comas de final de los versos, que podrán adaptarse para que la estrofa tenga sentido.

En ningún caso, el verso podrá variar el sentido que tuviera en su estrofa de origen.

Así, si numeramos los versos, la disposición del Jotabéjo sería la siguiente;

1A; 2A; 3B; 4B; 5B; 6B; 7C; 8C; 2A; 6B; 8C

Ejemplo:

Trilogía de La Sombra

(3 Jotabéjos)


Miedo

Es el miedo un vacío en la conciencia,
un abstruso conato de indulgencia.

El brutal frenesí del pasotismo
ensalzándote en aras del “yo mismo”
provocando en la psique tal seísmo
que te aboca a las fauces del abismo.

Es un yermo monstruoso de apatía
estorbando vivir el día a día.

Un abstruso conato de indulgencia
que te aboca a las fauces del abismo
estorbando vivir el día a día.


Ira

Altiva y estridente mujerzuela
sin tino, sin recato, sin cautela.

La rabia que obnubila mi camino
marcando, fiel sibila, mi destino,
escupe, visceral, su desatino
en magma cacofónico y sanguino.

Rubor incandescente, por las venas,
va el odio conjurando mil condenas.

Sin tino, sin recato, sin cautela,
en magma cacofónico y sanguino
va el odio conjurando mil condenas.


Culpa

El frío que se instala en las entrañas
te engulle cual cardumen de pirañas.

Absurda y obstinada comezón
negándote el consuelo del perdón
que asola, sin piedad, tu corazón
borrando en tu existencia la ilusión.

Su pútrida y vesánica montura,
sin prisa te conduce a la Locura.

Te engulle cual cardumen de pirañas
borrando en tu existencia la ilusión
¡Sin prisa te conduce a la Locura!


Rosa María Lorenzo Álvarez
Vigo, Pontevedra, (España)



(Poema ganador del Primer Premio del VII Certamen Poético Internacional Rima Jotabé)



Este nuevo formato de la Rima Jotabé, da paso a todos los formatos clásicos de las diferentes variantes de los poemas en Rima Jotabé, pero con el Terzo formado con los versos finales de las tres primeras estrofas, como se describe en la explicación y definición del Jotabéjo. Así tendríamos el,

Jotabéjo
Jotabéjo (Número de sílabas por su nombre específico)
Jotabejoí

os poemas Jotabejoí serían la forma en que el Jotabéjo realizaría su Composición Redonda de los poemas en Rima Jotabé.

Jotabejóm
Jotabejóm (Número de sílabas por su nombre específico)
Jotabejoím

Los poemas Jotabejoím serían la forma en que el Jotabejóm realizaría su Composición Ovoide de los poemas en Rima Jotabé.

Jotabejóa
Jotabejoía

Los poemas Jotabejoía serían la forma en que el Jotabejóa realizaría su Composición Cuadrada de los poemas en Rima Jotabé.


Jotabemo

El Jotabemo o Jotabé monocorde, es una forma especial de la Rima Jotabé, que deben componerse como mínimo con la suma de dos Jotabemo, teniendo presente que la totalidad de los poemas que compongan el Jotabemo final, deben rimar todos sus primeros pareados de la misma manera, todos los cuerpos monorrimos deben rimar de la misma manera, y todos los segundos pareados deben rimar de la misma manera.

En esta versión especial del Jotabé, se mantienen todas las especificaciones y explicaciones dadas para los poemas en Rima Jotabé.

Esta estructura de sumar diversos poemas en Rima Jotabé rimando todos de la misma manera, fue propuesta en 2018 por la poeta colombiana Lila Manrique Preciado y admitida por el creador de la Rima Jotabé, Juan Benito Rodríguez Manzanares, pasando a constituir una nueva variante de la Rima Jotabé.

Ejemplo:

Luna inquieta

(2 Jotabemo)


La luna iluminaba su coraje
y envolvía el satín de su ropaje,

entre luces, matices y colores.
Se esfumaron, sin más, los sinsabores
que enlutaron el alma con horrores
perpetuos y malignos, los clamores.

Observó fijamente y con presteza,
la luz que deslumbraba la corteza

de un árbol primitivo en el follaje,
cuyo aroma embebía los amores,
cual pintura forjada en la pureza.


Resolvió transitar con su equipaje
sin posar la mirada en el paraje,

que oscuro se perdía en los albores,
sin juzgar su dolor o los rumores,
caminó hasta olvidar los resplandores
en perpetua oración entre las flores.

En su alma, reflejaba la tristeza
y en su voz un quejido sin terneza,

perdido en el clamor de un oleaje
que agotó su razón en estertores
cual gota de rocío en ligereza.


Lila Manrique Preciado
Barranquilla, (Colombia)



Este nuevo formato de la Rima Jotabé, da paso a todos los formatos clásicos de las diferentes variantes de los poemas en Rima Jotabé. Así tendríamos el,

Jotabemo
Jotabemo (Número de sílabas por su nombre específico)
Jotabemoí

Los poemas Jotabemoí serían la forma en que el Jotabemo realizaría su Composición Redonda de los poemas en Rima Jotabé.

Jotabemóm
Jotabemóm (Número de sílabas por su nombre específico)
Jotabemoím

Los poemas Jotabemoím serían la forma en que el Jotabemóm realizaría su Composición Ovoide de los poemas en Rima Jotabé.

Jotabemóa
Jotabemoía

Los poemas Jotabemoía serían la forma en que el Jotabemóa realizaría su Composición Cuadrada de los poemas en Rima Jotabé.


Jotabejómo

Esta versión especial de la Rima Jotabé vendría dada por la combinación entre los Jotabéjo y los Jotabemo, así, un Jotabejomo debe contar como mínimo de dos poemas Jotabejómo, y estos deben cumplir las especificaciones de un Jotabéjo, con respecto a la realización del terzo final, y las especificaciones de un Jotabémo con respecto a la rima igual entre pareados y cuerpo monorrimo.

Ejemplo:

Mi dulce y bella María

(2 Jotabejomóm)


Sé que por ti mataría
y no me arrepentiría,

mi hermosísima doncella,
radiante como una estrella
que amor y bondad destella,
pues tu luz es la más bella

que se refleja en el mar...
que jamás pude encontrar...

Y no me arrepentiría,
pues tu luz es la más bella,
que jamás pude encontrar,


Te amo de noche y de día,
mi dulce y bella María

Fuiste ni gran epopeya
y en mi ser hiciste mella.
Y rápida cual centella
en mí dejaste tu huella...

Que siempre voy a adorar,
y siempre te voy a amar...

Mi dulce y bella María,
en mí dejaste tu huella…
y siempre te voy a amar.


Juan Benito Rodríguez Manzanares
Valencia (España)



Este nuevo formato de la Rima Jotabé, da paso a todos los formatos clásicos de las diferentes variantes de los poemas en Rima Jotabé. Así tendríamos el,

Jotabejómo
Jotabejómo (Número de sílabas por su nombre específico)
Jotabejomoí

Los poemas Jotabejomoí serían la forma en que el Jotabejomo realizaría su Composición Redonda de los poemas en Rima Jotabé.

Jotabejomóm
Jotabejomóm (Número de sílabas por su nombre específico)
Jotabejomoím

Los poemas Jotabejomoím serían la forma en que el Jotabejomóm realizaría su Composición Ovoide de los poemas en Rima Jotabé.

Jotabejomóa
Jotabejomoía

Los poemas Jotabejomoía serían la forma en que el Jotabejomóa realizaría su Composición Cuadrada de los poemas en Rima Jotabé.



POR SU ASPECTO VISUAL

Los poemas en Rima Jotabé visuales son los que por la disposición de los poemas que componen estas composiciones de más de un poema estrófico en Rima Jotabé, hacen que visualmente describan una imagen más o menos reconocible.

En esta sección se deben considerar los:
Jotabeí, Jotabejoí, Jotabemoí y Jotabejomoí.
Como las composiciones redondas de la Rima Jotabé

También hemos de considerar los:
Jotabeím, Jotabejoím, Jotabemoí y Jotabejomoím.
Como las composiciones ovoides de la Rima Jotabé.

Y, además, también hemos de considerar los:
Jotabeía, Jotabejoía, Jotabemoía y Jotabejomoía.
Como las composiciones cuadradas de la Rima Jotabé.

Ya que su aspecto visual es el que determina sus denominaciones como Composición Redonda, Ovoide y Cuadrada de los poemas compuestos en Rima Jotabé.

Pero hay dos composiciones de cinco poemas que son exclusivas de esta sección por su manera de crearse totalmente nueva y visual, el Jotabév y el Jotabera, ambos con sus diferentes variantes, que a continuación veremos.


Jotabév

La Composición Romboide del Jotabé.

Esta composición especial de los poemas en Rima Jotabé, no aporta ninguna diferenciación en la manera de componer poemas propiamente dicho en ninguna de sus variantes, lo que aporta es una forma especial y visual de distribuir algunos poemas para que su visión de conjunto sea lo que marque y dé nombre a su estructura.

Así pues, tenemos que los Jotabév son una sucesión de varios formatos diferentes de poemas en Rima Jotabé, dispuestos de una manera singular para que la visión global ofrezca una imagen romboide, y con esto tenemos que los Jotabév son la Composición Romboide de los poemas compuestos en Rima Jotabé.

Así, podemos definir a los Jotabév, en su forma básica, como unas poesías compuestas por una sucesión de cinco poemas compuestos en Rima Jotabé, en la variante Jotabé, distribuidos de la siguiente manera.

Jotabém
Jotabé
Jotabéa
Jotabé
Jotabém

Y no cabe la posibilidad de otras métricas en los poemas, debiendo ser siempre y bajo todos los supuestos, estas variantes de los poemas compuestos en Rima Jotabé.

Los Jotabév no admiten la adición de estrambote de ninguna de las maneras.

Para esta distribución especial de los poemas compuestos en Rima Jotabé, se recomienda que se presenten siempre centrados en la página que los acoja para que la visión del rombo que forman sea más visible y su aspecto visual el que se espera.

Ejemplo:

Jardín en forma de rombo

(Jotabév)



En un jardín florecido
existe un oculto nido,

y el incipiente pichón
le comienza el corazón
a tomar la dimensión
propia para la mansión.

Se levanta y despereza
y al levantar la cabeza

se le despierta el latido
y a su lado hay un botón
blanco, como la pureza.


Es propia del jardín la mariposa.
Perseguida por ella, está la rosa

que le lanza un perfume tan sublime,
que todo ser viviente que se arrime
no quiere que ni el roce le lastime
y teme que el contacto le deprime.

Así va de un asiento al otro asiento
agitando las alas con el viento;

acrobacia que la hace tan hermosa
que no siente de envidia ni la oprime
el diario divagar del aposento.


En un jardín pequeño consigo tantas cosas,
los pájaros que cantan, volar de mariposas,

las rosas perfumadas, botones nacarados,
hermosas melodías, con tonos delicados
abejas laboriosas, con néctares preciados,
guerreras que combaten con clavos afilados;

hasta que el turno llega de la reina que llama
y salen desprendidas sin asustar la rama

la que cuida, un labriego con sus manos callosas.
Trampolines viajeros para los emplumados
que a fuerza de gorjeos saltaron a la fama.


Hay fiestas de azadones, cada abuela
han colmado el vergel con su Pamela.

La tierra está nerviosa, la guadaña
le da muerte a la hierba, desentraña
la maleza que al tronco le enmaraña.
la mano es una trampa con su maña.

El empuje del hombre va delante,
requiere un beneficio en el semblante

a fuerza de machete y tijeruela;
el labriego se empeña por la hazaña
en dejar el jardín más elegante.


Hay que sentir la frescura
De un jardín en miniatura,

Hay que ver la mariposa
volando de rosa en rosa;
bailarina majestuosa
sobre una planta coposa.

Hay que ver al tomeguín;
cantor que no tiene fin

luciendo su tesitura
delicada y melodiosa
el tinador del jardín.



Noel León Rodríguez
La Habana, (Cuba)



Jotabejóv

De similares características que los Jotabév, pero realizados con poemas compuestos con la variante Jotabéjo.

Todas las explicaciones realizadas para los Jotabév, son válidas para el Jotabejóv.

Los Jotabejóv no admiten la adición de estrambote de ninguna de las maneras.

Así, la distribución de estos poemas sería la siguiente.

Jotabejóm
Jotabéjo
Jotabejóa
Jotabéjo
Jotabejóm


Jotabemóv

De similares características que los Jotabév, pero realizado con poemas compuestos con la variante Jotabemo.

Todas las explicaciones realizadas para los Jotabév, son válidas para el Jotabemóv.

Los Jotabemóv no admiten la adición de estrambote de ninguna de las maneras.

Así, la distribución de estos poemas sería la siguiente.

Jotabemóm
Jotabémo
Jotabemóa
Jotabémo
Jotabemóm


Jotabejomóv

De similares características que los Jotabév, pero realizado con poemas compuestos con la variante Jotabejómo.

Todas las explicaciones realizadas para los Jotabév, son válidas para el Jotabejomóv.

Los Jotabejomóv no admiten la adición de estrambote de ninguna de las maneras.

Así, la distribución de estos poemas sería la siguiente.

Jotabejomóm
Jotabejomo
Jotabejomóa
Jotabejomo
Jotabejomóm


Jotabera

La Composición Reloj de arena del Jotabé.

Esta composición especial de los poemas en Rima Jotabé, no aporta ninguna diferenciación en la manera de componer poemas propiamente dicho en ninguna de sus variantes, lo que aporta es una forma especial y visual de distribuir algunos poemas para que su visión de conjunto sea lo que marque y dé nombre a su estructura.

Así pues, tenemos que los Jotabera son una sucesión de varios formatos diferentes de poemas en Rima Jotabé, dispuestos de una manera singular para que la visión global ofrezca una imagen de reloj de arena, y con esto tenemos que los Jotabera son la Composición Reloj de arena de los poemas compuestos en Rima Jotabé.

Esta estructura de sumar diversos poemas en Rima Jotabé, fue propuesta en 2018 por el poeta venezolano José Joaquín Jesús Salazar Velásquez y admitida por el creador de la Rima Jotabé, Juan Benito Rodríguez Manzanares, pasando a constituir una nueva variante visual de la Rima Jotabé.

Los Jotabera no admiten la adición de estrambote de ninguna de las maneras.

Así, podemos definir a los Jotabera, en su forma básica, como unas poesías compuestas por una sucesión de cinco poemas compuestos en Rima Jotabé, en la variante Jotabé, distribuidos de la siguiente manera.

Jotabéa
Jotabé
Jotabém
Jotabé
Jotabéa

Y no cabe la posibilidad de otras métricas, debiendo ser siempre y bajo todos los supuestos, estas variantes de los poemas compuestos en Rima Jotabé.

Para esta distribución especial de los poemas compuestos en Rima Jotabé, se recomienda que se presenten siempre centrados en la página que los acoja para que la visión del reloj de arena que forman sea más visible y su aspecto visual el que se espera.

Ejemplo:

Hoy quisiera...

(Jotabera)


Hoy quisiera brindarte tan bello amanecer,
producto de una noche cargada de placer.

Sembrarte un arcoíris al pie de tu ventana,
que en lluvia de colores convierta tu mañana
y despertar contigo mi bella capitana,
izando mi bandera del centro de tu diana.

Quisiera convertirme cual el ángel guardián,
guardián de las sonrisas que tus sueños tendrán.

Seguir amaneciendo con tu fuerza y poder,
sintiendo el suave elíxir que de tu cuerpo emana
y tú con las caricias de tu fiel capitán.


Hoy quisiera en tus sueños despertarme,
sin que nada te turbe ni te alarme.

Surcar los intersticios de tu mente
y descifrar el código presente,
para acceder al centro de la fuente,
que me lleve a tu amor plácidamente.

Quisiera convertirme en el primero
en compartir contigo el mañanero.

No despiertes aún, quiero abrazarme,
al sueño que he tenido, tan ardiente,
y continuar soñando lisonjero.


Decantado, descendente,
soy arena, tiempo, gente.

Hoy quisiera dedicarte,
poco a poco, un verso aparte.
Verso a verso conquistarte
y en mi copa degustarte.

Reflejarme en tu figura,
al fragor de una aventura.

Muy callada, lentamente,
vas también formando parte
de esta novel escritura.


Hoy quisiera decirte a voz en cuello:
devuélveme el placer de todo aquello.

Aquello que he sembrado en tu jardín,
jardín de primaveras, cuando al fin
abriste tu secreto maletín,
cargado de placeres, cual botín.

Quisiera que volvieras a intentarlo,
abrirme tu jardín para regarlo.

Colgar una guirnalda en tu cabello,
de amores y de sueños y un jazmín,
para en tu pensamiento conectarlo.


Hoy quisiera también un Jotabé escribirte,
donde escribir quisiera, lo que quiero decirte.

Decirte que te espero con mi reloj de arena,
esperando pasar el tiempo de esta pena,
invirtiendo estas copas cada vez que se llena
el lado que tú ocupas, cuando el mío se drena.

Quisiera ser el punto de equilibrio constante,
entre tu amor y el mío, con que mi cuerpo aguante.

Al final de esta historia, si no es mucho pedirte,
brindemos por los sueños, mi adorada sirena,
que aviven los placeres cada vez que levante.


José Joaquín Jesús Salazar Velásquez
Puerto Ordaz, Estado Bolívar (Venezuela)



Jotabejora

De similares características que los Jotabera, pero realizado con poemas compuestos con la variante Jotabéjo.

Todas las explicaciones realizadas para los Jotabera, son válidas para el Jotabejora.

Los Jotabejora no admiten la adición de estrambote de ninguna de las maneras.

Así, la distribución de estos poemas sería la siguiente.

Jotabejóa
Jotabéjo
Jotabejóm
Jotabéjo
Jotabejóa


Jotabemóra

De similares características que los Jotabera, pero realizado con poemas compuestos con la variante Jotabémo.

Todas las explicaciones realizadas para los Jotabera, son válidas para el Jotabemóra.

Los Jotabemóra no admiten la adición de estrambote de ninguna de las maneras.

Así, la distribución de estos poemas sería la siguiente.

Jotabemóa
Jotabémo
Jotabemóm
Jotabémo
Jotabemóa


Jotabjoemora

De similares características que los Jotabera, pero realizado con poemas compuestos con la variante Jotabejomo.

Todas las explicaciones realizadas para los Jotabera, son válidas para el Jotabejomóra.

Los Jotabejomora no admiten la adición de estrambote de ninguna de las maneras.

Así, la distribución de estos poemas sería la siguiente.

Jotabejomóa
Jotabejómo
Jotabejomóm
Jotabejómo
Jotabejomóa



EL ESTRAMBOTE

Como cualquier composición estrófica, los poemas Jotabé, admiten el uso del estrambote, de la manera preestablecida en la preceptiva poética, para ser utilizado en composiciones de cualquier métrica, añadiéndose en modo y forma igual que se haría con cualquier otra composición estrófica.

Los estrambotes también pueden ser incluidos en composiciones de más de un poema estrófico, situándose un solo estrambote al final del último poema en Rima Jotabé que concluya la serie de los mismos, de la manera como indica la preceptiva poética de la lengua en que se esté componiendo el poema.

En las composiciones de versos endecasílabos, el primer verso del estrambote ha de tener siete sílabas métricas y ha de coincidir en rima con el último verso del Terzo inmediatamente anterior a él, y los otros dos versos del estrambote, de once sílabas métricas, han de conformar un pareado, que no debe coincidir en rima con ninguna de las estrofas anteriores del Jotabé al que acompaña.

Ejemplos:

La gema

(Jotabé con estrambote)


Como una gema bajo el sol fulgura
y, vierte toda su gentil dulzura,

al pasar junto a mi tan elegante,
tan fresca, tan bonita, tan galante
con su mirar sereno y deslumbrante,
cual rayo purpurino de diamante.

En mis desvelos por su amor suspiro
e ilusionado su donaire admiro,

porque parece vívida escultura
tallada por cincel, de gran talante,
sobre preciada roca de zafiro.

Escritos en papiro
conservaré, silente, hasta el final:
mis versos a su gracia angelical.


Rafael Humberto Lizarazo Goyeneche
Boyacá (Colombia)



Segundos de vida

(2 Jotabé con estrambote)


Llegó cual ave fugaz a mí rosa
en una tarde gris y pesarosa,

enjugó mis lágrimas con presteza
su mirada… limó toda aspereza,
del dolor me alejó con ligereza
proyectó de puntapiés mi tristeza.

La vida desentornó el otoño,
cual primavera atenta a su retoño.

Yo, en puros temblores fui mariposa…
dejé por un minuto mi pereza,
di mí zurcido corazón bisoño.


Se abrieron a nosotros los suspiros
un mundo fantasioso, dimos giros…

latidos acompasados; ilesos,
la lluvia en cada gota, trajo besos,
el aire nos lanzó goces impresos,
sentenciados a amar, estamos presos…

nunca fui más feliz en esta vida,
¡quién lo diría! Yo, la que no olvida,

ráfagas de lesiones como tiros.
Sucumbo ante el amor y sus procesos,
hoy grietas viejas no encuentran cabida,

raudas…, buscan salida.
Tatuada en ti a relieve te soy fiel,
consigues de mi cuerpo: espasmo, miel.


Onix Rodríguez Roche
Cuba



(Poema ganador del Noveno Accésit del VII Certamen Poético Internacional Rima Jotabé)


En las composiciones de versos octosílabos, el primer verso del estrambote ha de tener cuatro sílabas métricas y ha de coincidir en rima con el último verso del Terzo inmediatamente anterior a él, y los otros dos versos del estrambote, de ocho sílabas métricas, han de conformar un pareado, que no debe coincidir en rima con ninguno de las estrofas del Jotabém al que acompaña.

Ejemplo:

Mi vejez

(Jotabém con estrambote)


Entre sombras de amargura
la soledad me tortura.

Mi piel luce maltratada
y mi mirada cansada;
se hunde mi vida en la nada,
tengo el alma enmarañada.

Va muriendo en el poniente
el sol que brilló sonriente

y me hiere más la ternura
de la luna sonrojada
que yo miro indiferente.

Ciertamente,
ya me estoy poniendo viejo...
que el invierno llegue dejo.


Luis Enrique Fernández Ruiz
Villaflores, Chiapas, (México)



En las composiciones de versos alejandrinos, o tetradecasílabos, el primer verso del estrambote ha de tener siete sílabas métricas y ha de coincidir en rima con el último verso del Terzo inmediatamente anterior a él, y los otros dos versos del estrambote, de catorce sílabas métricas siguiendo las normas de composición de los versos alejandrinos o tetradecasílabos, han de conformar un pareado, que no debe coincidir en rima con ninguna de las estrofas del Jotabéa al que acompaña.

Ejemplo:

Luna cómplice

(Jotabéa con estrambote)


Yo sé bien que la luna conoce mi secreto,
que adivina el candor de un puro amor discreto.

Oculta tras las nubes observa cautelosa
que aspiro con fruición la esencia de la rosa
esa que me entregaras la noche generosa
que nos dio su cobijo, cómplice y misteriosa.

La que en nanas azules nos meció con primor,
con tules de platina disimuló el temblor

que recorrió mi cuerpo y el tuyo tornó inquieto.
Fingió no saber nada. ¡Qué luna mentirosa!
Y veló con sigilo nuestro profundo amor.

Cuando llegue el albor
partirá entre arreboles. Con sutil picardía
rogará discreción al bullicioso día.


Delia Esther Fernández Cabo
Santa Lucía, Canelones, (Uruguay)



(Poema ganador del Primer Premio del I Concurso Poético Tierra de poetas en Rima Jotabé)



EN LA SUCESIÓN DE LOS POEMAS

Siempre que hay una sucesión de poemas, hay que separar uno de otro con dos renglones, para dejar ver de forma clara y evidente dónde acaba un poema y dónde comienza el siguiente, sin detrimento de que cada poema estará dividido correctamente en sus estrofas correspondientes, dejando un renglón entre cada estrofa para separar los versos que componen cada una.

Aun a pesar de haber multitud de ejemplos en esta Documentación Formal de composición de poemas en Rima Jotabé, incluimos un nuevo ejemplo.

Ejemplo:

Desesperada esperanza

(6 Jotabé)


Estaba mal el horno para bollos,
me harté de soportar los malos rollos.

No paras de quejarte a todas horas
queriendo se te atienda sin demoras.
El humor de tu esposo siempre ignoras,
con cruces del sufrir te condecoras.

Tu sentimiento mora en un abismo
de oscura sensación y pesimismo.

Toda tu vida está llena de escollos
mas, si ayuda te doy no la valoras.
Eres caso total de egocentrismo.


¿Será una enfermedad? Antes tú eras
de trato encantador, buenas maneras.

Me enamoré de ti por ser hermosa,
amable, servicial y candorosa.
Fácil era tu risa contagiosa
que gracia le encontraba a cualquier cosa.

Aceptaste mi amor sin condiciones,
nos unimos con plenas bendiciones.

Felices fuimos, gozos sin fronteras
hicieron nuestra vida esplendorosa,
nada vaticinaba nubarrones.


Mas, ¡Qué cambio después del matrimonio!
¡Creo que fuiste presa del demonio!

Te volviste, de pronto, impertinente,
gritona, mal hablada y exigente,
rompiste tu amistad con mucha gente
y a mi me despreciaste de repente.

El hogar ya no cuidas, no cocinas,
que somos tus sirvientes, determinas.

Tu madre puede dar buen testimonio,
a pesar de su amor fiel y paciente,
no soporta ver que tu vida arruinas.


A pesar de lo mucho que te quiero
y procuro tratarte con esmero

no consigo, en tu rostro ver sonrisa,
la pupila en tus ojos no se irisa,
el frunce de tu ceño es el que avisa,
alejarse de ti ya se precisa.

Tus reacciones suelen ser violentas
por rabia y desazón que experimentas.

Pensando por tu bienestar prefiero
llevarte al sanatorio y de esta guisa
librarte de los males que alimentas.


Lo haré con la esperanza de hallar cura
para el mal que te afecta y nos tortura.

Mi deseo es que vuelvas como aquella
que en mi cielo fulgía como estrella,
la mujer escogida, la doncella,
para este caballero la más bella.

Si es preciso volver a conquistarte
sabré, con gran amor, enamorarte.

Seguiremos gozosos la aventura
de estar juntos, no habrá ninguna huella
del demonio que pudo devorarte.


uieran los dioses dar satisfacción
a mis deseos, pido su atención.

Y si así sucediera colmaría
mi corazón la más pura alegría
pudiendo disfrutar de cada día
con el amor que al fin nos uniría.

Si se cumple este sueño es predecible
un feliz desenlace, hoy imposible.

Esperando tu pronta sanación
mantengo nuestro hogar, es garantía
de fe por ti, pues es indestructible.


Marcos Andrés Minguell "Maramín"
Cataluña, (España)



(Poema Finalista del VII Certamen Poético Internacional Rima Jotabé)


Cuando un poema en Rima Jotabé lo componen varios poemas estróficos en alguna de las variantes admitidas, puede haber varias maneras de presentar los poemas que a continuación se describen.


Sin nombre

En esta modalidad, los poemas que componen toda la poesía, se presentan uno tras otro sin más indicación que los dos renglones de separación entre poemas.

Ejemplo:

El rezo

(2 Jotabé con estrambote)


Un gran favor te pido, poderoso,
saca de mi este dolor tormentoso.

Haz un milagro ante este mal profano,
que no puede yo, simple ser humano,
para que detenga su obra el villano,
sin que halle culpa la inocente mano.

Que no triunfe, ya más, la lúgubre ira
¡Solo de pensarlo mi alma respira!

Que el egoísmo del más codicioso
severo castigo halle de antemano.
Que la verdad opaque la mentira.


Decreta paz en todos los rincones
sin importar distancias ni estaciones.

Que el amor entre todos sea la horma
que dé a la vida su sentido y forma,
y en esa noticia que nos informa
él esté presente como una norma.

¿Será pedirte mucho, omnipotente,
que sea libre mi país, su gente?

Que la hermandad exista entre naciones.
¡Sé que eso es pedirte una gran reforma!,
pero es tu poder tan grande y potente...

¡Qué sé, se hará presente!
Las gracias te doy por lo concedido,
por lo que me falta y lo que he vivido.


Marta María Requeiro Dueñas
Miami Beach, Florida, (Estados Unidos)



Con nombre

En esta modalidad, cada poema estará introducido por un nombre propio, además del nombre genérico del poema, que puede ser bien una palabra o una frase.

Utilizando esta modalidad, se recomienda que la palabra o frase que introduce al poema, se la distinga del poema en sí, bien poniéndola en cursiva o entre comillas.

Entre el nombre y el poema anterior a él, deben dejarse también los dos renglones citados anteriormente.

Ejemplo:

Jotabeí para mi esposa amada

(Jotabeí)


Son tus labios de mi boca carceleros

Tus labios en mi boca, carceleros
Faros de amor que alumbran mis senderos

Y voy de amor con ellos rebosado
como príncipe de cuento encantado
No sé de día frío y fatigado
Tus labios me hacen sentir muy amado

Y cuando de tus labios estoy lejos
los días que pasan se hacen más viejos

Tus labios son como verdes esteros
del cual el pájaro está enamorado
y mi alma mira con sus catalejos


Tú de mis amores eres la dueña

Tú de mis amores eres la dueña
y en días distantes mi alma te sueña

Tu mística y vaporosa sonrisa
desabotona mi blanca camisa.
Tu respiro de mar es esa brisa
que me lleva a tu regazo con prisa.

Y tengo de ti tu vida tan buena
como la luz de la sagrada cena.

La hora noche contigo no es pequeña
siempre es exacta, conspicua y precisa
tan precisa como la hermosa Helena


Todo cuanto somos es un contento

Voy pastoreando besos discretos
por los bosques de mis labios secretos

Y dejas tu dulzura bendecida
Antojo permanente de mi vida
Mi pensamiento es luz esclarecida
que en tus besos agua, vive dormida

Todo cuanto somos es un contento
Nuestras vidas son puro sentimiento

Los caminos nunca son vericuetos
son senda tierra de una paz florida
que no sabe de dolor, sufrimiento.


En boca inocente de bisoño

Mi boca sedienta en tus labios mojo
mis labios tienen de tu boca el rojo

y que espanta noches de soledad
ritual pavoroso de sequedad
en ellos esa mística piedad
mantiene la boca con humedad

Son fuente dulce tus labios de otoño
en la boca inocente del bisoño

Es por eso que agua clara recojo
cuando pasas tormenta, tempestad
y tus labios en mi boca, retoño.


Tú eres mi balada de amor

Tú eres ardiente balada de amor
que encontré una mañana en una flor

Néctar en copa de pasión absorbo
Las espinas rosas no son estorbo
y tu dulce miel de pétalos sorbo
en cada labio tuyo reabsorbo

Bendita voz, melodiosa canción
Ternura bendita en mi corazón

Y te entrego mi vida de cantor
sin ese aliento perverso del morbo
con la luz divina de mi ilusión.


Gracias por amarme y yo quererte

Tu amor es un desbocado torrente
que moja de vida santa mi frente

Nunca he sabido de tus crueles penas
Fértiles en tu cuerpo mis faenas
Celebro con sinfonías de quenas
comer tus labios, hojaldre de avenas

Todo el tiempo yo quiero amarte y verte
En un instante yo puedo perderte

Si eso pasara, el mundo es diferente
Dolor y la tristeza mis condenas
Y gracias por amarme y yo quererte


Labro tus tierras virginales

Yo quito de tu cuerpo los cendales
Descubro paisajes primaverales

En tu tierra el amor no está dormido
El recuerdo refriega ayer herido
Pero hoy por ti me siento muy Querido
y ya no sé lo que es estar perdido

¡Es que de ti viene balada suave
para posarse en mis ramas como ave!

Labro tus tierras mías virginales
en otrora corazón tan sufrido
ven conmigo al Desierto de Mojave


Tú será la luz de mi alto poniente

Me entrego a ti con amor transparente
Luz diamantina en tu mansa corriente

Tú llenas mi alma de poemas, prosa
Eres tan divina, infinita diosa
Privilegio el tenerte como esposa
en vida placentera y muy gozosa

Por siempre mujer yo voy a tenerte
En trono de vida voy a ponerte

Tú serás la luz de mi alto poniente
Mi seductora blanca mariposa
Eterno amor mío, vengo a traerte


Yo para amarte no tengo horario

Tienes sembrada una fiesta en el alma
de violines parameros que calma

Para amarte no necesito horario
Ni colgado en mi pecho calendario
En tu cintura amante solitario
Amarnos siempre tú y yo es necesario

Me basta para saber la hora un gallo
y el lugar cuando bajas de mi tallo

Y sopla veranos de amor la palma
Tu cuerpo desnudo es mi gran hostiario
y en tu puerto de golondrina encallo


Es tu corazón mi voz, mi tribuna

Tus palabras Jotabés redentores
Tejen filigrana de mis amores

No me alcanza para amarte la luna
Ni que deje en tus besos en ayuna
Chica para mojarte la laguna
Es tu corazón mi voz, mi tribuna

Tu amor es ligero, ágil como el Puma
Ligera y fermentada como espuma

Tus palabras son de mi jardín, flores
De mi vida, encantada la fortuna
que se bate en abanico de pluma


Jotabeí para mi esposa amada

Jotabeí para mi esposa amada
En versos sonoros, ella arrullada

Poema, música del paraíso
Luz amarilla de un bello narciso
Rima con gracia que Dios también quiso
en Valencia, tierra de compromiso

Un Jotabeí es balada de amor
para mi mujer, que es fragante flor

Y verso a verso, mujer exaltada
En Jotabeí de gran compromiso
Luz luminosa de bello color


Pedro Yajure Mejía
Mené Grande, Edo Zulia, (Venezuela)



(Poema ganador del Segundo Premio, ex aequo, del II Certamen Poético Rima Jotabé)


Utiliza una rima no recomendada.


Con un verso suelto

La forma en cómo se debe situar y utilizar este sistema de verso suelto, es similar a la explicada en la sección "Con nombre", salvo que en esta ocasión debe ser un verso suelto que obligatoriamente debe tener la misma métrica con la que esté compuesto el poema en su conjunto, y no debe rimar con ningún verso del poema al que de nombre.

En ningún caso este verso suelto forma parte del poema que presenta o de ningún otro poema de la composición final.


Con números

Esta modalidad es muy utilizada y suele ser una buena medida para dar a conocer al lector del poema, por qué poema de todos los que componen la poesía final, se encuentra en ese momento.

Los números pueden ser romanos o arábigos, siendo los números romanos la opción más utilizada para este menester, pues le confieren al poema cierto empaque.


Números romanos

Ejemplo:

Poema para llorar a solas

(3 Jotabé)


I

Creo que tienes razón, vida triste,
pese a tu derrota: prevaleciste.

Debí guardar cada valioso plano
para que no se gaste el sueño en vano
porque ante los cielos soy un tirano
y bien lo sabía Dios de antemano.

Todo por cuánto hubo tranquilidad
se torna en irrupciones de ansiedad.

Ahora soy un desgastado chiste
con claridades verdes de pantano,
desde aquí el desamparo es mi deidad.


II

Parece que un invidente me indaga
e intenta llamarme, pero lo traga.

La poca bondad de los visitantes
se tiende en mesa de los importantes;
como es sabido: alardean flamantes...
sus direcciones son frías, cortantes.

¿A dónde irá el tiraje de papeles?
¿Será que también voy sobre sus pieles?

Desde mi encierro veo que naufraga
la colina de mis sueños gigantes
y son de recordar como mis rieles.


III

Siento, en efecto, la necesidad
de abrigarme con cualquier soledad.

Suele decirse que: es inevitable
obviar o engañar a lo quebrantable
y sorprende que sea irrefutable
que, sin tomarlo en cuenta, sea dable...

Quisiera creer en algo bonito,
algo amigable, seguro y gratuito

porque aún no se aleja la voluntad,
ni la sonrisa ante lo lamentable
y se tiene fe así sea un poquito.


Geyler Aranda Rafael
Perú



(Poema ganador del Noveno Accésit del V Certamen Poético Internacional Rima Jotabé)


Números arábigos

Ejemplo:

Ver el poema, Es hora… de Gladys Susana Pioli Lazo, en la explicación del Jotabeí.


Entre el número, sea cual fuere el que se utilice, romano o arábigo, y el poema anterior a él, deben de dejarse también los dos renglones citados anteriormente.


Combinación de números y nombre

Es una combinación de las dos opciones anteriores, en las que los poemas irían numerados y a la misma vez cada una tendría un nombre específico.

El nombre puede ser una palabra, una frase o un verso suelto, y los números pueden ser romanos o arábigos.

El nombre y el número pueden situarse como el poeta estime oportuno hacerlo, aunque hay dos opciones básicas que voy a apuntar.

Primero el número, (arábigo o romano), y luego el nombre o verso suelto.
Arriba el número, (arábigo o romano), y bajo el nombre o verso suelto.

Como en todos los casos comentados, entre el último verso de un poema y el número o nombre del siguiente poema, también deben dejarse dos renglones.

Ejemplo:

Una vida en cuatro actos

(4 Jotabém)


I

Revelación

Tanteando mi entretela
a la luz de inerme vela,

hallé la sabiduría
oculta tras celosía
cual Inés, núbil y pía,
rebosando el alma mía.

Gemí a la verdad desnuda
desde el ponto de la duda:

se tú, en mi mar, estela;
un faro, latente guía,
pues ciega soy, sorda y muda.


II

Miedo

Con lúgubre reverbero
respondió mi cancerbero:

verdugo soy de los dones
de inflamados corazones;
deprimiendo sus razones,
asolando sus bastiones.

Es tu blasón la ignorancia
uncida desde la infancia,

y en un hosco burladero
agonizan tus pregones
de huera y banal instancia.


III

Insumisión

Heme aquí con mis afanes,
mis erráticos desmanes.

Como joven mariposa
seducida por la rosa
delicada y espinosa
de un Saber, manjar y losa.

Abjuré del frenesí
de las cosas "porque sí".

Enfrénteme a los guardianes
soberanos de la prosa
y a su ira carmesí.


IV

Fortaleza

¿Sucumbirá mi navío
ante furor tan bravío,

sometido por el celo
de ignaros de medio pelo,
displicentes con el cielo
e ínfulas de subsuelo.?

Los tiranos poderosos
barruntan como colosos;

arengan el desafío,
son Baal en el Carmelo,
fardando desde sus fosos.


Rosa María Lorenzo Álvarez
Vigo, Pontevedra, (España)



(Poema ganador del Segundo Premio, ex aequo, del II Certamen Poético Rima Jotabé)



LA RIMA DOBLE

La rima doble en los versos alejandrinos no está muy extendida, de un lado por su complejidad de realización, y por otro lado por la facilidad en que un poema puede llegar a ser cacofónico por la repetición de la rima en el cuerpo monorrimo, pero mi amiga y pupila Anabel García Medina, nos ha demostrado que este extremo no es así.

Así pues, desde esta versión de la Documentación Formal de composición de poemas en Rima Jotabé de 2017, la rima doble en los versos alejandrinos está admitida en sus dos variantes. A saber.


Las dos rimas son iguales

La rima interna que en la cesura divide los dos hemistiquios, es la misma que la rima final de esos versos.

Ejemplo:

~

(Jotabéa con rima doble igual y estrambote)



¿Conoces ya su vuelo?, sorteando marmelo.
Me revuelca su anhelo, con brazos terciopelo.

Sus piernas en un lazo, tiernas en mi regazo.
Obsequian el abrazo, que data cual cedazo.
Su sonrisa en chispazo, cual un fuerte sablazo.
Amor que da porrazo, crudo como un hachazo.

En su boca la bruma, como lava de espuma,
todo el tiempo me arruma, cuando lo mimo agruma.

Ingenioso el celo, que le causa desvelo.
En pos del cañonazo, sus padres en flechazo.
Siempre siendo la suma, de lo que no esfuma.

Crece y prisa la pluma;
Independencia aterra, cuan en tiempo de guerra.
Esta madre se aferra, de su hijo y de su tierra.


Anabel García Medina
La Havana (Cuba)



Las dos rimas son diferentes

La rima interna que en la cesura divide los dos hemistiquios, es diferente a la rima final de esos versos.

Ejemplo:

~

(Jotabéa con rima doble)


Acúnate en mis brazos, durmiéndote despacio,
estrechemos los lazos, que inundan el espacio.

Y con un beso tierno, bórrame sin adviento
lo que sé del infierno; ¡Regálame el contento!
Desháceme el invierno, tiñéndome el aliento
con horas sin gobierno. Donde se imponga el siento

de un alma soñadora, de imposición eterna
con sabia arrolladora. Con pasión en cisterna

que absorta a calzonazos, de un modo sobrio y lacio
pernocta en lo materno. Trémulo como el viento
que la ilusión me afora. Mientras el alma inverna.


Anabel García Medina
La Havana (Cuba)




ACRÓSTICOS

Los poemas acrósticos son los que, con la primera letra de cada verso, se puede leer una palabra o una frase, que puede formar parte o no del poema.

Los poemas acrósticos en Rima Jotabé, se rigen por las mismas normas que la preceptiva poética disponga para cualquier otra composición poética en la lengua en la que se va a componer el poema.

Para componer un poema Jotabé acróstico, se puede utilizar cualquiera de las variantes explicadas en esta Documentación Formal de composición de poemas en Rima Jotabé.


Acrósticos normales

Los poemas acrósticos normales son los que la palabra o frase que se lee con las primeras letras de cada verso es totalmente ajena al poema.

Ejemplos:

Jotabeando

(Jotabé acróstico)


Amo el sentir que brota como espuma,
Jazmín fragante en florecida pluma.

Un sorbo de una lira apasionante
Al que la boca de cualquier amante
No vaciló de proferir galante
Bien como poeta, bien como cantante.

Exquisitez de incógnita receta,
Ninfa de encantos en la mente inquieta.

Irrumpe en el ser con métrica suma
Trocando en mejor la palabra errante
O dándole honor a la letra escueta.


Reinel Maya Ojeda
Cuba



(Poema Finalista del VI Certamen Poético Internacional Rima Jotabé)


Tú luna, Yo sol

(Jotabém acróstico)


Tú eres para mí de plata
Única que de amor mata.

Luna, lunita, lunera
Una caricia mielera,
No hay otra más placentera,
A mí te entregas entera.

Yo seré siempre tu amante
Orgulloso sol radiante.

Si eres tú la que me ata,
Ocre soy, quien te venera,
Laberíntico diamante.


Carlos Alberto de la Cruz Suárez
México



Acróstico especial

Los poemas acrósticos especiales, son los que la palabra o frase que se puede leer con cada letra del principio de cada verso, finalizan el poema y lo que en él se quiere expresar.

Esta palabra o frase extra, nunca formaría parte del poema, y al igual que los versos sueltos de presentación de los poemas, tampoco forman parte de los mismos.

Ejemplo:

¡A la mujer de mis sueños!

(Jotabé acróstico)


Tiemblo nervioso como un colegial,
En presencia de tu cuerpo sensual,

Que quiebra sin remedio mi razón,
Ungiendo mis ganas a la sazón
Intensa y dulce de tu corazón,
Engastado con perlas de pasión.

Relucientes cual bella primavera,
Osada, perfumada y pinturera.

Amor de mi alma, sincero y jovial,
No me prives nunca de la emoción,
Alta y sana, de gritar por doquiera…


Juan Benito Rodríguez Manzanares
Valencia, (España)




JOTABÉS DIALOGADOS


Los poemas dialogados son una variante de los poemas en los que, como en el teatro, interviene varios personajes, incluso podría aparecer un narrador.

En esta manera de componer poemas, las entradas de los diferentes personajes, se realiza mediante guiones, como su de un libreto de teatro se tratara.

Para componer un poema Jotabé dialogado, se puede utilizar cualquiera de las variantes explicadas en esta Documentación Formal de composición de poemas en Rima Jotabé.

Como si fuera una obra de teatro, conviene hacer una breve introducción de los personajes, y comentar cuál de ellos comienza a hablar, para introducir a los lectores u oyentes en la trama del poema.

Ejemplo:

El lobo, Caperu y el leñador

(4 Jotabém dialogados)


(Es un diálogo entre el lobo Feroz, Caperucita y el leñador, que acaba narrando el narrador. Comienza a hablar el lobo Feroz.)


- Dime tú Caperucita…
¿A dónde vas tan bonita?

- Ya estamos con esa historia
que cualquier lobo en euforia
repite como una noria
con una risa notoria

mientras acecha a una niña
como un ave de rapiña.

Mas esta niña chiquita
saboreará la gloria
tras darle una buena piña.


Voy a casa de mi abuela
para darle esta ciruela.

- Pues huye del leñador
que es un gran conquistador,
y al cobijo del calor
te querrá hacer el amor.

- ¡Pues mira tú cuantas penas
surcan por ello mis venas!

Este lobo se recela
que, induciéndome temor,
seré una de sus cenas.


Quita de mi vista lobo
y deja de hacer el bobo

- Adiós Caperu, buen día,
y no pierdas tu alegría
si ves que con osadía
el vil leñador te espía.

- Conozco bien el final
y tu ataque criminal.

- Ya me voy, no te jorobo,
mas no todo es cortesía…
ni del hombre más cabal.


- Y el lobo de mil amores
partió raudo entre las flores.

Mas el leñador altivo
actuando como un furtivo,
a Caperu sin motivo
asaltó en modo vivo.

La niña creyó morir
al ver que no pudo huir.

Reserva algunos temores
para el joven atractivo…
¡También él te puede herir!


J uan Benito Rodríguez Manzanares
Valencia, (España)



Utiliza rima no recomendada.



MÁS INFORMACIÓN

Para cualquier comentario, información, o necesidades diversas, contactar con el poeta creador de la Rima Jotabé, Juan Benito Rodríguez Manzanares.

Correo-e; jb@juan-benito.com
Teléfono; +34 655 41 94 20

Página web personal de Juan Benito Rodríguez Manzanares, creador de la Rima Jotabé.

http://www.juan-benito.com

Página oficial de la Rima Jotabé.

http://www.juan-benito.com/jotabe.htm



CRÉDITOS

Los poemas en Rima Jotabé en sus primeras variantes, fueron definidos por primera vez el, jueves 18 de junio de 2009, a las 09:49 horas de la mañana, por su creador, el poeta, escritor, dramaturgo, profesor y académico, el Excelentísimo Señor Mosén Juan Benito Rodríguez Manzanares, Gran Maestre Mayor de la Orden Poético-Literaria Juan Benito, Académico Extranjero de la Academia de Luminescência Brasilerira, con la Silla Inmortal número 20. Académico de la Academia de Ciencias, Tecnología, Educación y Humanidades.

La presente actualización de la Documentación Formal de composición de poemas en Rima Jotabé, se liberó a la Comunidad Poética Mundial, el 15 de abril de 2018 siendo las 17:53 horas, desde Valencia en una tranquila y ensoñadora tarde de domingo.



En Valencia, ciudad poético-literaria, a quince días del cuarto mes del año de Nuestro Señor de dos mil dieciocho.

 
     
   
 
    Amigos conectados     Arriba