Inicio Juan Benito
 
 

Directorio de poetas que escriben en Rima Jotabé



Rima Jotabé



Directorio de poetas que escriben en Rima Jotabé en lenguas diferentes al Español

Directorio de Poetas que escriben en rima Jotabé en español
 
 
HORTENSIA MÁRQUEZ CHAPA
 
Poemas
 
Hortensia Márquez Chapa

Hortensia
Márquez Chapa

El Barco de Ávila (Ávila, España)
Reside en San Sebastián de
los Reyes (Madrid, España)

No mires a otro lado

(Jotabé 5-7-5)


Mirada triste de quien te está pidiendo por no tener.
No le preguntes, no le pidas su nombre, da de comer.

Y trae el alma partida en mil pedazos, camino duro.
Correr las calles sin apenas descansos, ¡hay tanto muro!
Pasado ausente, presente tan ingrato, tu pena curo.
Vivir al día con miedo como sombra, continuo apuro.

Ahora llegas buscando otro sentido, te dono abrigo.
No soy tu padre, no soy tu fiel hermano, sí soy tu amigo.

Buscas refugio si la vida golpea, ¡yo soy querer!
No existe pena que los cien años dure, busca futuro.
De mal del mundo todos tenemos parte, somos testigo.



Palabreando


(Jotabé Oriental Senryu)


Sobre mi otoño tiempo que se derrama tan apacible.
Recorre el aire susurros de un minuto que ya es audible.

Voces al viento que te gritan mi nombre. Sordos oídos.
Oscuros días traen gama de grises, tiempos temidos.
De luz se vuelven cuando nacen caricias, ratos queridos.
Sonatas dulces nos acunan las noches, nobles sonidos.

Camino firme por tiempo vespertino, sigo soñando.
Tinta que fluye sobre oníricos lienzos, “palabreando”.

Atrás yo dejo los más negros presagios, lugar terrible.
Llegaron días de piel que se despierta, vivos sentidos.
Ahora crezco con raíces de versos, vivo rimando.



Esperar sin desesperar


(Jotabem con estrambote)


Soplan vientos de limpieza
en mi cielo de maleza.

Que de todos es sabido
y por todos es oído,
que lo que ahora es temido
el tiempo le da sentido.

Nada dura eternamente
ni si es bueno, ni doliente.

Que con maestra destreza
el tiempo pone sonido
a lo mudo por ausente.

Aliciente:
El que espera con tesón
mañana tendrá razón.



Sibilina sombra


(Jotabé)


En la trémula tarde, oscura luz,
entra la sombra por el tragaluz.

Se cuela sibilina por fisura,
por las grietas, y por una abertura,
me persigue con la mirada dura,
y me absorbe la vida con usura.

¡Sombra que me robas todo color
libérame, devuélveme el calor!

Los oscuros pesares son mi cruz.
Yo me escapo de este influjo, segura,
y le gano la partida al dolor.



Canto a la juventud


(Jotabea)


Y se fueron los días, las alegres mañanas,
se marcharon las risas y llegaron las canas.

Juventud pasajera que te vas y me dejas,
que rechazas mis manos, que te vuelves mis quejas,
que desdibujas horas, que del brillo me alejas.
¡A las puertas candados, a las ventanas rejas!

Insensata locura, no me dejas querer,
la piel solo es fachada, mi interior el saber.

Solo perdí frescura, tengo enteras las ganas.
Y los jóvenes años, volaron como abejas.
La puerta dejo abierta, ¡Quizás quieras volver!



Cuando llega el amor


(Jotabem)


Y todo cobra sentido,
lo malo queda en olvido.

Comienza la vida plena,
las mañanas, luz serena,
los días no son condena,
las noches de luna llena.

En el frío eres calor,
en el gris eres color.

Escuchamos el sonido
y se rompe la cadena,
es cuando llega el amor.



En un día de primavera


(Jotabé 5-7-5)


Cielo esponjoso. Mariposa en el aire. Mañana clara.
La primavera que se viste de gala. Limpia la cara.

Sueño despierta con posibles futuros llenos de vida.
Noche de cuento donde cantan alondras la luz anida.
Heridas curo, las que se me formaron en la caída.
Yo ya no corro, no busco falso apoyo, dejé la huida.

Vuelan abejas. Hay niños en la playa. Llega una ola.
En el ocaso la luz que ya se apaga. Roja amapola.

Se ve la luna. Cielo lleno de estrellas. El ruido para.
Tranquila noche de paz en la plazuela. Luz encendida.
Se apagan luces. El día ya se acaba. Soñando sola.



Vida en el campo


(Jotabé Oriental Müki)


Paisaje verde que ilumina la imagen. Día tranquilo.
Entre las flores animales que viven. Crece el pistilo.

Suenan murmullos de las aguas que corren. Cielo
[ azulado.
Cantan las aves que están sobre las ramas.Campo
[ vallado.
Sopla la brisa sobre las hojas verdes. Suelo lavado.
Tras la ventana las macetas con flores. Un niño aupado.

Pendiente en verdes, alfombra de frescura. Nube
[ esponjosa.
Sobre el tejado rocío mañanero. La flor en rosa.

En la arboleda las ramas que se cruzan. Un bello estilo.
Casa en madera. Plena naturaleza. Portón ajado.
Luz de la tarde sobre los verdes prados. Gente reposa.



Son 10 años ya


(Jotabé)


Y me dicen que han pasado diez años,
veo que el Jotabé sube peldaños.

Los jotaberos ya somos legión,
escribimos versos por vocación,
algunas rimas casi son canción,
la poesía, una muestra de unión.

Y que sea por muchos años más,
que se nos unan todos los demás.

¡Poetas, ya no somos tan extraños,
somos Jotaberos de corazón
y ya no lo dejaremos jamás.



Dama en otoño


(Jotabejo Haiku)


Mujer camina por puente de madera. Color de otoño.
El río fluye. Bosque de hojas ocres. Ningún retoño.

Hojas naranjas. Amarillos con verdes. Sol entre ramas.
Río en otoño bajo puente en madera. Pasean damas.
Frondoso bosque con múltiples colores, ocres retamas.
Por las mañanas otoñal el paisaje, días sin flamas.

Luz en otoño. Se ve sola a la dama cruzar el puente.
Árboles y aguas en la imagen de ocres. Hay poca gente.

El río fluye. Bosque de hojas ocres. Ningún retoño.
Por las mañanas otoñal el paisaje, días sin flamas.
Árboles y aguas en la imagen de ocres. Hay poca gente.



Aprendiendo a ver


(Jotabé Senryu)


Viste de blanco la mañana que huele romero claro.
Aroma puro que inunda la morada con gran descaro.

El sol penetra por ventanas abiertas a nuevas vidas.
La luz alegra, despierta los rincones, da lo que pidas.
Los dulces sueños que crean los refugios donde ya
[ anidas.
Las manos fuertes que sujetan tus miedos con luz asidas.

Mirada clara de los ojos de un niño que todo busca.
Nada oscurece su forma de ver pura, nada le ofusca.

Cuidar la vida que nos pone alegría, tener amparo.
Vivir seguros con bellos limpios días, si tú los cuidas.
Siempre se puede sentir la vida plena, si no, rebusca.



Noche fría


(Jotabem pentasílabo)


Sobre la noche
luz y reproche.

Voltea el viento
lo que yo siento.
No sé si miento.
Suspiro lento.

En noche fría
la luna ardía

Y pongo broche
en este cuento.
La vida mía.



Huele a primavera


(Jotabé hokku)


En la cornisa la paloma se posa. La primavera.
Una amapola que ya empieza su vida. La flor primera.

Níveas cimas van perdiendo su blanco, llega el deshielo.
La mariposa grácil vuela y se posa sobre tu pelo.
Mil golondrinas dibujan filigranas en nuestro cielo.
Fuera el otoño. Lluvia que todo limpia, parece un velo.

Fin del otoño, se termina el invierno. Prímulas llegan.
En los jardines los abejorros zumban y todos juegan.

Florido almendro que embellece mi huerto. Banco en la
[ acera.
Luz primavera sobre flores que nacen. Aromas huelo.
Los labradores siembran las berenjenas, luego las riegan.



Otoño


(Jotabé Hokku)


Otoño llega con perfume de leña, día templado.
Veo hojarasca por todas las aceras, gran decorado.

Ocres manteles que adornan los jardines, sopla una brisa.
Ulula el viento mientras que llueven hojas, no tienen prisa.
Ricas castañas, cucuruchos calientes, una sonrisa.
Un petirrojo detiene su camino sobre cornisa.

Ocaso rojo que vas tiñendo todo, campo naranja.
La mandarina perfuma la salita, cítrica franja.

Suave atardece temperatura fresca, cielo dorado.
Desnudo Almendro que espera con paciencia que vuelva
[ Elisa.
El agua lleva las hojas de los chopos, húmeda zanja.



Escribir para respirar


(Jotabé acróstico sérmico)


Para poder dar comienzo a mi día
vivir en verso, en rima es mi alegría.

Necesito poner nombre a la duda,
escribir y no sentirme desnuda,
versar para poder cambiar de muda,
contar al mundo la certeza cruda.

Susurrar alegrías y tristezas
las que me dan luz, romper las cortezas.

Inquietudes de vida, la agonía,
del dolor intenso y la risa aguda,
alma de poeta , versos en piezas.



Un paseo por el pasado


(Jotabé)


Hoy regreso a aquellos días de niña,
de juegos, deberes y alguna riña.

Vuelvo a correr por calles empedradas,
al río Tomes, sus aguas heladas,
a las mañanas de verano amadas,
a los juegos, las castañas asadas.

Regreso a la piel de pura tersura,
a caricias de madre, la ternura.

Vuelvo a las amigas, éramos piña,
ahora, mirando vidas pasadas,
repaso días que fueron dulzura.



¡Feliz cumpleaños Juan Benito!


(Jotabem)


Un muy feliz cumpleaños,
que sea por muchos años.

Te deseo Juan Benito,
un día alegre y bonito,
años ni pongo ni quito,
a este poema te invito,

Desde mi humilde rincón,
cariño, de corazón.

Ya no somos tan extraños,
a tus rimas me remito,
y aquí pongo el colofón.



Don Calcetín y Don Botín


(Jotabé)


En el cajón vive Don Calcetín,
muy amigo del brillante Don Botín.

Salen juntitos a dar su paseo
andando, en la bicicleta o trineo
y si se tropiezan dan un meneo
y Don Calcetín dice: ¡qué mareo!

Juntos ellos están siempre felices,
felices como bonitas perdices.

Hasta un señor que es chino mandarín
mira a la pareja con gran deseo.
Amigos verdaderos, ¡qué narices!



Hielo y frío


(Jotabé)


Y maldigo esta gélida mañana,
que entra sin permiso por mi ventana.

Ventisca fría de hielo y de nieve,
que cae sobre mi cuerpo, me llueve,
que arranca mi ropa, que me remueve,
maltrecha me deja, no es algo leve.

Por más que yo lucho, ya nada puedo,
seguir avanzando, no quito el miedo.

Y volverá algún día la solana,
a pintarme de esa luz que me eleve,
es entonces cuando a vivir procedo.



Reconstruir lo roto


(Jotabea con rima doble)


Partida en dos la vida, desgarro y pena mandan,
oscuridad temida, tan tristes sus pies andan.

Buscar un acomodo, cuando el alma respira,
limpiarse todo el lodo, separarse de la ira,
buscar la luz en todo, despejar la mentira,
crecer siempre a tu modo, tu ser es quien te mira.

Pegamos los pedazos, reconstruimos los sueños,
cogemos los abrazos, no queremos más dueños.

La calidez sentida, las piedras que se ablandan,
comenzamos periodo, la mente no delira,
unimos con los lazos, los trocitos pequeños.



Vivir en verso


(Jotabea con rima doble)


Y voy a cambiar mi rumbo, voy a poner gran empeño,
al dolor no sucumbo, voy a conseguir un sueño.

Escribir es mi estado, dona a todo sentido,
es mi cálido agrado, lo malo al fin olvido,
es el sentir alado, mi alma ya no descuido,
ya no hay color ajado, todo ahora está unido.

El fluir de las palabras, pinta mi mundo en verso,
y por más puertas que abras, sigo en este universo.

Sobre tinta me tumbo, nadie será mi dueño,
el mundo ya es mi aliado, no más brillo perdido.
El campo que tú labras, será pan sin reverso.



Soy amistad


(Jotabé espejo)


Reposa todo tu miedo en mi mano,
si tú quieres yo seré como hermano.

Escucharé aquello que tu alma llora,
abrazaré tu cuerpo sin demora,
te entregaré lo que tu voz implora,
veré lo que el corazón atesora.

Te daré refugio, daré reposo,
apagaré tu dolor tan añoso.

Ya no hablarás de tu dolor en vano,
expulsa ya lo que tu alma deplora
deja este camino tan doloroso.


Y en tu relatar, aún tembloroso,
pondré mi oído, que tu luz explora,
y tenderé a tus pies camino llano.

Encontrar nuevo destino es costoso,
pero siempre debes salir del foso.

Busca solo lo que a tu ser decora,
y aparta aquello que a tu ser devora,
Encuentra a quien a tu persona adora,
verás como la vida al fin aflora.

Deja de ser para el mundo un arcano,
y piensa que, ¡si yo quiero, yo gano!



Canción de amor desesperada


(Jotabé)


Vuelvo a levantarme a pesar de todo,
pues no me gusta quedarme en el lodo.

Y me despierto entre fríos sudores,
y le pinto a mi día gris, colores
me rodeo de aromas de las flores
seguiré buscando nuestros amores.

'Aunque tú no lo sepas' yo te espero
sola y paciente en el rincón que quiero.

Y me acostumbré a mirarte a mi modo,
a buscarte aunque tú nunca me añores,
que sin ti en mi mundo, yo sé que muero.



A mi padre


(Jotabejo)


Despunta al alba una dulce sonrisa,
pues guardé nuestro mundo en una brisa.

Pongo una mano sobre tu recuerdo
me turba la pena, si yo te pierdo
feliz de tenerte cuando me acuerdo
mi rostro apoyado en tu brazo izquierdo

De nuevo miro tu fotografía
te fuiste tan pronto, me duele el día.

Pues guardé nuestro mundo en una brisa,
mi rostro apoyado en tu brazo izquierdo,
te fuiste tan pronto, me duele el día.



Nuevo rumbo


(Jotabé senryu)


Dormida aurora, que despiertas muy tenue con luz en
[ suave.
Alma de otoño, primavera en la boca, mi miedo en clave.

Partir de cero crear nuevo destino, le pongo empeño.
Palabras sabias descorcho nueva vida, ya no es un sueño.
Esta luz propia mi madrugada blanca, no tengo dueño.
Color me pongo ya salgo de mi frío, nuevo diseño.

Por entre grises dejé mi cuerpo triste, tengo alegrías
Dolor no tengo, ya no me quedan miedos, son nuevos
[ días.

Bonita mano la que acaricia mi alma, la nueva nave.
Comprendo todo, te cuento mis vivencias, ahora enseño.
Se fueron lejos los extraños momentos, las manos frías.



Ver con perspectiva


(Jotabem)


El espacio aún vacío,
no hay luz, ni calor, ni estío.

Cruce de días añejos,
tristes noches sin reflejos,
salas vacías de espejos
y de miradas de lejos.

Todo veo en la distancia,
clara es ahora la estancia.

Vivir es lo que yo ansío,
aún en los días viejos,
queda poso de fragancia.



Poner un toque de color


(Jotabé senryu)


Palabras blancas, para un día tan negro, que alegran mi
[ alma.
Caricias dulces, sonoras y tan suaves, todo está en calma.

Quietud al aire, mañana que alimenta, canción que abraza.
Desde mi boca, yo te lanzo mil besos, tú sin coraza.
Dulce sonrisa, mirada que regala, luz de melaza.
Personas bellas, engalanando vidas, todo se enlaza.

Quietud hermosa, la vida es un regalo, camino amable.
Correr descalza, sentir en la piel vida, sentido afable.

Tristeza fuera, la alegría se posa, sobre mi palma.
Color le pongo, cuando viene en oscuro, dejo mi traza.
Cantar contado, que ya nadie se calle, que mi mundo
[ hable.



De llantos y flores


(Jotabé senryu)


Solita vengo, con las manos en pena, con tristes ojos.
Sollozo mudo, quebrantos apagados, no tengo enojos.

Se partió en trozos la mañana sin roces, busco caricias.
Camino lento, sinuoso tramo amargo, ya no hay delicias.
Cuentos contados desde la pena negra, malas noticias.
Cambiar el rumbo dándole nuevo enfoque, por fin inicias.

Poner abrigo cuando este frío aprieta, calor amable.
Callan las voces cuando el alma nos grita, déjale que
[ hable.

Hoy me levanto con flores en las manos, claveles rojos.
Comienzo nuevo sin fisuras ni miedos, ya no hay malicias.
Mirada clara, sonrisa limpia y franca, semblante afable.



Creciendo


(2 Jotabem)


I

Recuerdo el amanecer,
en que yo pude crecer.

El estómago encogido,
ese vuelo libre asido,
silencio del alarido,
y la luz en azul fluido.

Despierta por fin del sueño,
que creía ser mi dueño.

Vivir para así ofrecer,
todo el deseo sentido,
en mi mundo tan pequeño.


II

Y comienzo con un paso,
al camino doy repaso.

A tientas también se avanza,
buscando apoyo, sin lanza,
sintiendo los pies en danza,
y cuando tengo confianza.

Caminar sola no es bueno,
con amigo es más ameno.

Amistad, un bien escaso,
aunque se tiene por chanza,
tu mundo así está más pleno.



Amores a la deriva

(Jotabea)


Como puedo seguirte, si no veo el camino,
como puedo sentirte, si ya no te adivino.

Me quedé en soledad, curando las heridas,
buscando una verdad, oculta entre las vidas,
rogando una piedad, sintiendo sacudidas,
mi propia necedad, me niega las salidas.

Camino lento a tientas, buscando entre las sombras,
lograr que no me mientas, sentir que tú me nombras.

Como puedo pedirte, que busquemos destino,
no tengo falsedad, somos almas unidas,
solo quiero que sientas, los nombres que renombras.



Calor con color


(Jotabem Tautograma)


Color, cálida cadencia,
cantar con clara creencia.

Contagio cada camino,
contrapongo, contamino.
Cada cansancio confino,
con consolarte culmino.

Colocaré con candor,
congelar cada clamor.

Comprenderé con conciencia,
contar conmigo, contino,
como curar con calor.



La leyenda de la Rosa Roja


(Jotabeí)


I

Quiero contar una leyenda hermosa
que habla de un jardín y una bella rosa.

Bajo un cristal ella permanecía,
ajena a vientos y a la noche fría,
muchos colores que la luz abría,
nunca por nada su vigor vencía.

¡Rosita reina de este mi rosal,
luz de mi reino, forma colosal!

Que tu vida no sea dolorosa,
ese es todo mi afán y mi valía
pequeña luz, mi princesa floral.


II

Protegida en su cristalina torre
la rosa ni anda, ni vive, ni corre.

Tan solo le queda mirar las fuentes
los bancos repletos de bellas gentes,
bonitos pájaros en los salientes,
los niños que juegan a ser valientes.

Canción de monotonía aburrida,
día y noche pensando en una huida.

La cortina de su vida descorre,
buscando unos lugares más corrientes.
Tristeza profunda en que está sumida.


III

La vida se le pasa entre cristales
sin poder abrir ni los ventanales.

Lenta agonía de días sin luces,
la vida sumida entre tristes cruces.
En negra soledad cayó de bruces
¡Mi Rosita, llanto solo produces!

Necesitas amigos, más amparo
sin miedo a nada, sin ningún reparo.

Buscar nuevas sensaciones vitales,
salir a vivir, tú misma deduces.
Tienes que marchar, aunque cueste caro.


IV

Más una mañana de primavera
con una nueva luz, la luz primera.

Se acercó a la rosa un aventurero
admiró sus colores lo primero,
alabó su belleza con esmero,
pero su propósito era rastrero.

Le habló de marchar con él a la vida
de recorrer el mundo, de una huida.

Deseosa de ver a su manera,
queriendo vivir un mundo certero,
le dijo que sí, feliz y aducida.


V

Y una mañana comenzó camino
buscando por fin un nuevo destino.

Sintiéndose muy triste por marcharse
caminaba mustia, sin consolarse
piensa que quizá debía quedarse
pero a vida nueva quiere aferrarse.

Sin saber lo que traerá el futuro,
ella busca marchar sobre seguro.

No quiere miedo, tener desatino,
ella tan solo teme poder liarse.
Vivir bien, feliz, sin camino duro.


VI

Entonces la vida le dio un revés
este acompañante era un mal traspiés.

Robó su gran fortuna y su belleza,
no era de tan supuesta realeza.
Un mal golpe en su preciosa cabeza
y allí la abandonó entre la maleza.

Tan raudo y veloz partió el muy malvado
dejando su cuerpo allí abandonado.

Ese hombre tan malnacido y burgués
que la trató con tan mala torpeza
ya está lejos de Rosa, desterrado.


VII

Y quiso la diosa fortuna enviar
ayuda certera, alguien de quien fiar.

Un hermoso y muy frondoso Clavel
que crecía y vivía en el vergel
de brillante y tan colorida piel
con semblante amable y de rostro fiel.

Ayudó solícito y amble a la Rosa,
cayó rendido al verla tan hermosa.

Ella nunca supo lo que era odiar,
jamás contuvo en su corazón hiel,
y a este Clavel se agarró presurosa.


VIII

La curó con delicadeza y mimo
la limpio con dulzura y con estimo.

Las heridas de su cuerpo sanaban
pero las del alma aún perduraban.
En su morada todos la cuidaban
pero su gran tristeza no apagaban.

El Clavel la ayudó y estuvo a su lado
y consoló su corazón ajado.

Clavel dice: no llores, te redimo.
Todos con afán su favor ganaban,
él soñaba algún día ser amado.


IX

Con su cariño pasaban los días
con gran dulzura, amor y sin porfías.

Caricias y sonatas, si iban dando
cariño y refugio, la va otorgando
y con todo este querer entregando
Rosa y Clavel se están enamorando.

Lo celebraban con felicidad,
era muy dichosa esta novedad.

¡No soportaba ver cuánto sufrías!,
le dice un día Clavel recordando,
y que su cariño es cierto, es verdad.


X

Todo en el vergel es candor, ternura.
Se quieren con pasión y con dulzura.

Gran fiesta de boda para esta unión
con regocijo, alegría y canción.
Todos admiran con gran devoción
El Clavel es un muy buen anfitrión.

La familia de ella está muy contenta,
¡qué gran ser es!, la madre les comenta.

Vestida de gala, gran hermosura,
celebran festejos con emoción.
Rosita es feliz, a su alma alimenta.


XI

Y cuenta la leyenda que aquí narro
del amor y la pasión sin desgarro.

De la fusión del Clavel y la Rosa
nació una planta nueva y más hermosa.
Del color de la pasión, muy frondosa.
La Rosa roja la más candorosa.

Dicen que el vergel siempre esta florido,
hermoso, aromático y colorido.

A rosa roja no guardes en tarro
muéstrela tal como es, bella y olorosa.
Encerrar será mandar al olvido.



Para mi madre


(Jotabé)


Pudiera yo decirte tantas cosas
abrumarte de palabras, de rosas.

Rendirte de amor es lo que yo quiero
adorarte, con cariño sincero.
madre guía, pues eres mi farero,
imagen viva de amor verdadero.

Tú me enseñaste a ser mejor persona,
ser justa, no rendirme, peleona.

Darte quisiera mañanas hermosas
regalarte cariño, amor primero
estar a tu vera, mi ser razona.



Noche de pasión


(Jotabé – Acentuación melódica)


En la noche calienta luna roja,
que me pone colores, me sonroja.

Vespertina mirada que con fuego
ilumina coqueta donde el juego
me coloca pasión, desasosiego.
Los amores que nunca más me niego.

Aprovecho el momento de la vida
que regala la luz tan bienvenida.

En la noche caliente me despoja
de la venda que cubre como ciego
y me inunda de dicha al fin sentida.



No dejar nunca de sentirse vivo


(Corona de Jotabé)


(Jotabé madre)


Turbia y densa, oscura viene la tarde,
calor en el alma, un corazón que arde.

La vida nos pone un duro camino,
sin dejar ver cuál será su destino.
Vereda sin pájaro ni su trino,
cruel soledad sin cordura ni tino.

Descender a los infiernos será esto,
sentirse tan desolado y funesto.

Piensa si serás valiente o cobarde,
con miedo, a tientas y con desatino
salir a vivir solo con lo puesto.


(Corona)


I

Turbia y densa, oscura viene la tarde,
caminar sin saber lo que te aguarde.

Tras la caída, toca levantarse,
curar heridas, siempre motivarse,
creer en ti, no desilusionarse,
sonrisa con cariño regalarse.

No importa si el color es vespertino,
levantar el ánimo repentino.

Y que una mano amiga te resguarde,
comenzar nuevo para ilusionarse.
La vida nos pone un duro camino.


II

La vida nos pone un duro camino,
crear nuestro mundo, esto es lo que opino.

Luchar por aquello que más queremos,
cuidar y mimar la que ya tenemos,
trabajar con mimo lo que seremos,
cariño será lo que ofreceremos.

Ser ejemplo y ser guía para el resto,
ese debe ser nuestro primer gesto.

Reposados, suaves como el buen vino,
aunque la vida duele, eso lo sabemos.
Descender a los infiernos será esto.


III

Descender a los infiernos será esto,
nada se regala ni llega en cesto.

Pensamos que nada se soluciona,
que con los problemas nada funciona,
nos obnubilamos, no se razona,
y nos encontramos en mala zona.

Y que de esta locura alguien nos guarde,
que ya nada nunca nos acobarde.

Ya que siempre debes de ser honesto,
así nuestra forma no desentona,
calor en el alma, un corazón que arde.


IV

Calor en el alma, un corazón que arde,
que lo más principal, se salvaguarde.

Si la vida es corta, que sea intensa,
que no te ciegue la neblina densa,
y que la dicha sea siempre inmensa,
no vivas sobre fina cuerda tensa.

Consigue siempre hilo muy suave y fino,
con el que unir los bordes de tu sino.

Haz que todo tu entorno siempre farde,
no te rodees de deforme ofensa,
sin dejar ver cuál será su destino.


V

Sin dejar ver cuál será su destino.
envuelto en sedas, algodón o lino.

Esta vida es una montaña rusa,
que tan pronto te baja sin excusa,
como subes cual etérea musa.
Aceptar, no tener mirada obtusa.

Ayuda a quien necesite, irás presto,
por empatía, no por cuánto cuesto.

No serás agobiante, ni cansino,
solo solicito, quien no rehúsa,
sentirse tan desolado y funesto.


VI

Sentirse tan desolado y funesto.
a que terminarás mal, yo te apuesto.

Con capa oscura, difícil vivir,
pues en oscuro serán tu sentir,
Deja entrar la luz, ventana has de abrir,
el aire puro en la piel percibir.

Que hay que poner actitud, yo culmino,
la mente abierta y resplandor albino.

Te aseguro, mis demonios arresto,
para nunca llegar a conseguir,
vereda sin pájaro ni su trino.


VII

Vereda sin pájaro ni su trino,
la soledad que yo te contamino.

No permitas nunca que esto te ocurra,
no dejes que mi soberbia te aburra,
ni dejes que te de mucho la zurra,
con los rebuznos propios de una burra.

De tu calma debes hacer alarde,
y que tu saber nunca se retarde.

Con este consejo creo que afino,
no grites tu razón, solo susurra.
Piensa si serás valiente o cobarde.


VIII

Piensa si serás valiente o cobarde.
recoge tropiezos y haz un enfarde.

El camino casi nunca es de rosas,
suele ser más de espinas dolorosas,
pues aunque atesores tú muchas cosas,
sin cariño no serán ventajosas.

Ten un hijo, haz un libro, plata un pino,
si no disfrutas no será divino.

Y que tu gente del mal te resguarde,
que solo te pasen cosas hermosas.
Cruel soledad sin cordura ni tino.


IX

Cruel soledad sin cordura ni tino.
si no lo remedias será dañino.

Pon la lógica con el corazón,
será lo que te dicte la razón,
no vivas solo en tu caparazón,
líbrate de la dura desazón.

Y si me preguntas, yo te contesto,
que no sirve de nada tanto apresto.

Ver tu futuro de oscuro marino,
creará en el alma una desazón,
salir a vivir solo con lo puesto.


X

Salir a vivir solo con lo puesto.
no es bueno pero tampoco lo opuesto.

La lección será superar percances
valorarás todo lo que tu avances,
aunque la vida te disponga lances,
intenta solventar todos los trances.

En sitio aparte lo duro confino,
sonrisa y lágrima a la par convino.

Si yo salgo airosa, feliz me acuesto.
Pero yo miro todos los balances,
con miedo, a tientas y con desatino.


XI

Con miedo, a tientas y con desatino,
es seguro que esto tendrá padrino.

Y nuestras circunstancias nos conforman
nos crean, nos construyen y nos forman,
la realidad a veces deforman
pero también hay otras que nos informan.

Si ves malas hierbas, haz el escarde.
Que la masa de dudas se deslarde.

Ninguno ha nacido como adivino,
y los que están al lado nos transforman.
Turbia y densa, oscura viene la tarde.



En oscuro


(Jotabem)


No hay ni una sola palabra,
no hay ni una puerta que se abra.

Solo queda espacio frío
queda un inmenso vacío
quedan restos de un estío
queda un sueño que fue mío.

Y tiene caducidad,
pues no hay reciprocidad.

Solo una mueca macabra,
mirada de desafío,
pues ya no hallo claridad.



Entender bien la vida


(Jotabé)


Poner pizca de azúcar a la vida
es una dulzura bien recibida.

Para no sentir dolor, prevención.
Diálogo para conseguir perdón,
Y no siempre tenemos la razón,
es cuestión de escuchar y educación.

La Vida debería ser amor,
más que grito esto ha de ser un clamor.

Que la grata caricia recibida,
nos proporciona una hermosa emoción
y nos regala afectuoso calor.



Nada es para siempre


(Jotabé)


Y nada permanece eternamente,
apenas un fragmento solamente.

Y es que no se pueden guardar las horas,
aunque corras y vivas sin demoras,
ni guardar las almas en las que moras,
solo algún pensamiento que atesoras.

Vive despacio y saborea todo,
antes que tu mundo se vuelva lodo.

Algún día serás bella durmiente,
se perderá en el tiempo lo que adoras,
vive ahora feliz, siempre a tu modo.



Aprender y Crear


(Jotabé)


Si quieres aprender en esta vida
escuchar y leer tienen cabida.

Si nadie llega a este mundo sabiendo,
necesario es vivir e ir aprendiendo.
Padres y profesores impartiendo,
su conocimiento están ofreciendo.

Aprender enriquece nuestro mundo,
de creatividad el mío inundo.

Crea, disfruta y ten vida vivida,
amable con los demás, nunca ofendo
para aprender ten siempre un SI rotundo.



Saber ver, saber estar


(Jotabé eneasílabo)


Y sé que perdí la batalla,
pues yo no supe dar la talla.

Y no siempre es la primavera,
ni se va por una rivera,
ni se tiene razón certera,
verlo así, has de ser la primera.

Acomodarse a lo que toca,
y ser fuerte como una roca.

Si no sabes qué decir, calla,
sé contigo siempre sincera,
antes que te vuelvas más loca.



Para los niños


(Jotabé simétrico)


Mañanitas de sol con dulce aroma
mariposas que vuelan, una asoma.

Con miles de juegos en el balcón,
contando los cuentos del viejo arcón
confiando en sueños de vuelos de halcón,
con sonido alegre y tan machacón.

Sabidurías que están en la casa,
saber que si se escucha no fracasa.

Maestros que te forman, con diploma,
conforman tu saber que es tan buscón,
salir a la vida con buena masa.



Chanza y danza


(Jotabem monovocálico)


Cada mañana cantaba,
la cara calmada amaba.

Abraza la blanca gana,
trabaja la masa sana.
Alma calada galana,
para lavarla, ya afana.

Pasada la gran tardanza,
sacaba ya clara danza.

Maga cantata abrazaba,
labra la palabra, allana,
más ya pasaba la chanza.



Un mal día


(Jotabem)


Comienzo este nuevo día,
con mirada triste y fría.

El desánimo ha llegado,
y sin querer se ha instalado,
deja el cuerpo postergado,
mi miedo se ve agitado.

Con semblante taciturno,
con el ánimo nocturno.

Luz que oscuridad traía,
mi ser dejó destronado
quiero mi cambio, es mi turno.



Fuerza vital


(Jotabea acróstico)


Fui miel en la mañana, sendero de luz clara,
universo de cielo, llevaba paz mi cara.

Estuve siempre fuerte, me mantuve serena,
razonable y apacible, de razón iba llena.
Zozobró un día mi alma, caí en una condena,
aparté la cordura, me colgué una cadena.

Vivía sin sentido, viendo pasar las horas,
infringiendo la norma, sin mirar las auroras.

Tras una vital lucha, lo que yo más odiara,
amaneció el sentido, la locura ya ajena,
letanías que escribo, me encontré sin demoras.



Escribir es mi vida


(Jotabea con rima doble)


Tengo un hermoso sueño, escribir con el alma,
pongo en ello mi empeño, sin olvidar la calma.

Practico todo el día, le pongo mucho amor,
buscando mi valía, dar luz y dar color,
contarte yo quería, con versos de dolor
hablarte de alegría, palabras con dulzor.

Escribo por vivir, no me hallo si no digo,
mi forma es de sentir, es mi mejor amigo.

Contarte no desdeño, el papel en la palma,
buena caligrafía, y versos con calor,
y poder percibir, que puedo estar contigo.



Todos tenemos cabida


(2 Jotabemom)


I

No busco un mundo perfecto,
también es bello el defecto.

Para crear armonía,
hay que estar en sintonía,
tomar lo bueno del día,
dar a todo plusvalía.

La vida tiene sentido,
si todo es bien entendido.

Que por ser algo imperfecto
no le quites su valía,
hay que ser agradecido.


II

Vale más todo el afecto
que mostrarte siempre recto.

Si de amor estás vacía,
tu mirada es de agonía,
que de todo haces porfía,
muy difícil compañía.

Pues aún no has comprendido,
tú aún no me has admitido.

¡No me seas ser abyecto,
ni me tires de ironía,
no hay delito cometido!



Tu mundo y el mío


(Jotabem, lipograma sin la vocal a)


Yo quiero ponerte el cielo
en unión con este suelo.

Subir como ese gorrión,
trocito de tu ilusión,
no solo un pobre peón,
ser miel sin gusto dulzón.

Piso firme este terreno,
no quiero suelo de cieno

Contigo puedo ser vuelo,
ser pelo de tu mechón,
no ser sorbo de veneno.



A la patata revolcona

(Jotabé dodecasílabo)


Comida para los buenos campesinos
que sufren la dureza de los caminos.

Cocemos patatas con laurel en hojas,
en bol de barro cocidas las alojas,
aceite y fríes ajos, los desalojas,
luego panceta fríes, la que tú escojas.

Al resultante ponemos pimentón,
y unas cucharas del caldo de cocción.

En la patata, machacar cual molinos,
mover hasta que se vuelvan todas rojas,
un torrezno y a comer, ¡qué satisfacción!



En proceso de vivir


(Jotabem espejo)


Queda un poso denso y oscuro
cuando el día viene duro.

Quiero una noche de luna
con una voz que me acuna,
sin ser mirada lobuna
y que nada nos desuna.

No soy más que poesía
que quiere ser armonía.

Siempre doy con este muro,
que me niega la fortuna
y me quita luz de día.


Y la brisa fue tan fría,
la mirada tan gatuna,
que yo sentí dolor puro.

Y ya no encuentro luz mía,
mi ser de nada se fía.

Quizá quede en parte alguna
una paz tan oportuna,
que me quite la tontuna,
agua dulce de laguna.

Que me querré, eso lo juro,
mi torpeza yo censuro.



El otoño de la vida


(Jotabem)


El otoño de la vida,
es una estación temida.

Luces a medio gas tiene
y alguna sombra que viene.
Aunque perder tiempo apene,
busca motivo que llene.

El ciclo vital importa,
no hagas una vida corta.

No cabe hacer una huida,
que nunca nada te frene.
ten solo lo que te aporta.



Siempre aprendiendo


(Jotabea)

a Juan Benito Rodríguez Manzanares


Yo soy aprendiz de todo, maestra soy de nada,
quiero conocimientos, no sentirme apocada.

Leo para aprender, también por deleitarme,
un libro que es amigo, bien puede aconsejarme,
la cultura enriquece, ya que puede enseñarme,
saber es positivo, del tedio así alejarme.

La pintura y escultura, poesía y novela,
una bella película, relatos de la abuela.

Aprender es riqueza, cultura acumulada,
alimentar la mente, poder realizarme,
aprovechar los días, ya que la vida vuela.



Las lecciones de la vida


(Jotabév)


I

Descubro un silencio frío,
cual hielo en lecho de un río.

Busco el calor de una mano,
que tenga color humano.
Busco un cariño muy sano,
un abrazo puro y llano.

No sé si esto es la locura,
pero para mí es cordura.

De la niebla no me fío,
más yo huyo de ella en vano.
Siento su fuerte atadura.


II

Desprovista de sentido de vida,
soledad que me busca, tan temida.

Oscura raíz con brote agrisado
que creces sin un sentido, alocado.
Cubres mi campo, que aún no está arado,
y dejas mi mundo desamparado.

Desamparo cruel que parte en dos mi alma,
me roba la paz, me quita la calma.

Profunda esta pena, por mí, sentida,
que turbas el amor desencantado,
¡Aléjate de mí!, suelta mi palma.


III

En los momentos de adversidad, cuando me crezco,
busco un sitio, mi paz, lo que yo creo merezco.

Luchar con garras, con uñas y hasta con los dientes,
poner tesón, no es cuestión solo de ser valientes.
El corazón triste y dolorido, aún dolientes,
hay que ponerse de pie y dar los pasos siguientes.

Descender a los infiernos no tiene cabida,
permanecer en guardia, curar, sanar la herida.

Con esta actitud desafiante dura perezco,
es la forma de poner a los miedos salientes,
y conseguir tener fe en mí y la mirada erguida.


IV

La vida es una vía de rosas y espinas
y en todo momento ver que lo dominas.

En los momentos aciagos, crecerte,
y de este modo aprender a quererte.
En los momentos buenos, exponerte
y a los tuyos con cariño ofrecerte.

Subidas y bajas que nos golpean,
y que lo más importante no sean.

En la vida cerradas las cortinas,
para que no vean si estás inerte,
y que estás bien y de pie, todos crean.


V

Lección de vida aprendida,
siempre será repetida.

Yo sueño con ser mejor,
con cantos de gran tenor,
con campos y con verdor,
con cariño y puro amor.

Este viaje muy corto es,
si no miras ni lo ves.

La vida bien entendida
te dará siempre color
y nunca irás del revés.




Noche sin luz


(Jotabém acróstico)


Noche tristemente fría,
oscura y gris, sin valía.

Camino perdida, miedo.
Hilvanándome a tu puedo,
en tu luz, amor, mi credo,
sin tu voz, sola me quedo.

Instante que se demora,
nocturno día sin hora.

Luz que llega y que deslía,
une mi mano a su dedo.
Zafiro que mi alma adora.



Mi propio enemigo


(Jotabéjo)


Con el cielo como triste testigo,
es mi desdicha, yo soy mi enemigo.

No me fío casi ni de mis pasos,
de los vinos que me bebo en tus vasos,
de lo que dicen, de mimos escasos.
Siempre vivo con los mismos ocasos.

Llegará a este otoño una primavera,
un día, despertaré la primera.

Es mi desdicha, yo soy mi enemigo,
siempre vivo con los mismos ocasos,
un día, despertaré la primera.



En mí, por mí


(Jotabem)


Encontrar un dulce abrigo,
hombro amable, un buen amigo.

Resbalan gotas azules
por la piel de raso y tules.
Que con mirar no me anules,
guardo pena en mis baúles.

Sola en esta nube oscura,
sin calor y sin dulzura.

¡En pie, tú puedes!, me digo.
Que me veas, no me adules.
Sentir que pienso en cordura.



De Don Quijote y sus aventuras


(Jotabé)


Sobre hazañas de caballeros nobles,
que luchan y son duros como robles.

Caballeros de afrentas y armadura,
con escuderos rudos y cordura,
de doncellas bellas con alma pura,
que galopando van en su montura

Buscando por doquier las aventuras,
deshaciendo entuertos y chifladuras.

Don Quijote lee y oye los redobles
en las cánticas de gran aventura
y para sí quiere aquellas locuras.



Una nada


(Jotabem bisílabo)


Cada
nada

Toca
boca.
Poca
roca.

Duele,
muele.

Hada
loca.
¡Vuele!



Nuestro mundo


(Jotabem trisílabo)


Mi todo,
mi modo.

Tu mundo,
yo me hundo,
me fundo
y abundo.

Te tengo
si vengo.

Con lodo
confundo
si rengo.



Una caricia


(Jotabé)


Tengo una dulce caricia escondida
entre tu pelo y la luz de mi vida.

La saco cuando aparece la pena,
cuando mi mañana no está serena,
cuando los días parecen condena
y en todas las noches sin luna llena.

Contacto de piel que donas a mi alma
sosiego, felicidad, paz y calma.

Si en oscuro yo aparezco sumida
este es mi rescate, mi vida plena.
Caricia que habitas sobre mi palma.



Noche de espectros


(Jotabé)


En oscura noche de negra luna
un canto de miedo que nos acuna.

Tres espantos están en la ventana
un olor a muerte su luz emana,
mi pelo negro que se vuelve cana,
la muerte gris que por entrar se afana.

En la noche de muertos y difuntos
los vivos y espectros conviven juntos.

Bajo esta gran capa de luz lobuna
cuento de miedo se oye, no atelana.
¡Mañana ya iremos a otros asuntos!



Juntos


(2 Jotabem)


I

En un cruce de caminos
donde estaban nuestros sinos.

Quiso la vida juntarnos,
y frente a frente al mirarnos,
un impulso de abrazarnos,
una vida para amarnos.

Yo contigo y tú conmigo
y este cielo de testigo.

Unidos nuestros destinos,
igual mundo para aunarnos
ya el corazón no es mendigo.


II

Y la vida traicionera
te apuñala a la primera.

El camino nunca es llano
ni el vivir es todo plano
si no tienes una mano
con el gesto siempre humano.

Vivir juntos nunca es claro
ni sencillo, ni tan raro.

Apoyarse de manera
que tu ganas si yo gano,
y vivir de mutuo amparo.



Camino en tristeza


(2 Jotabés)


I

Por la vereda del camino triste
transita un cuerpo que de luto viste.

Perfume de negra rosa en la piel
aroma de nostalgia envuelta en hiel
y en la boca, resto con sabor miel
que deja semblante de anhelo fiel.

Peregrino de la gran desventura
a piel descubierta y sin armadura.

Con tus huesos en una pena diste,
ser consecuente contigo, no infiel
quiere la vida darte gran tortura.


II

Pero si tú no quisieras perderte
y al abismo gris y sin luz prenderte.

Busca mano amiga que te caliente,
y que en tu sufrir amargo te aliente,
que te haga sentir fuerte y más valiente
y que te sane el corazón doliente.

La soledad debe de ser querida
y no un lastre que nos produzca herida.

Porque en esta tu vida has de quererte,
arrancar el dolor, plantar simiente
de sueños, felicidad merecida.



Oscura cantata


(Jotabé)


Trémula luz que apenas ilumina
que llenas mis espacios de neblina.

Aturdes a mi mente con reproches
con fríos minutos, con largas noches.
Pones en mis otoños negros broches
que cierran en falso, falsos derroches.

Cadencia musical, monotonía,
tristeza que viste blanco de día.

Suspiro triste que nunca culmina
que permanece en constantes sonoches.
Despiértame de esta vida sombría.



Octubre en el alma


(Jotabé)


Y al despuntar la mañana de octubre,
un manto frío y gris todo lo cubre.

No sé si es por tener alma encogida,
no sé si por esta lluvia caída,
no sé si por toda la luz perdida,
no sé si por la noche enrarecida.

Pero el día me puso una barrera.
me frenó esta loca y absurda carrera.

No sé si perderé por insalubre,
si se transformará la vida en buida
pero seguiré erguida, soy guerrera.



Cuidar los día
s

(Jotabé)


Descuidar los días, es de torpeza,
mimarlos como únicos con destreza.

La vida que me queda he de cuidar,
minutos valiosos atesorar,
tardes y noches para disfrutar
segundos de tiempo que recordar.

Este tiempo tan efímero y hermoso,
dulce, duro o triste pero valioso.

Aprender a valorar es rareza,
tan importante para madurar,
tener una vida, tiempo dichoso.



Placeres de vida

(Jotabé)


Por una línea que va buscando
camino con el pie firme encontrando.

Encuentro paz en las sonrisas plenas,
encuentro luz en las palabras llenas,
encuentro sol en las horas serenas,
encuentro mar en las olas ajenas.

Rumores de vidas en cada esquina,
rumor que me grita, que me domina.

Vida plena cuando absorbes mirando
los placeres que en esta vida estrenas
y que en bueno tono todo termina.



Los Amantes del Plenilunio

(Jotabeí)


El último gemido de la tarde
se aleja de las nubes con alarde

Un cárdeno reflejo se dibuja
y el índigo villano que lo empuja
observa con su luna de burbuja
al par de enamorados al que embruja

La noche y su secreto de alma clara
oculta un resplandor que se declara

detrás de una cortina que resguarde
el beso en un silencio que no cruja
tentando al vendaval que los separa


Cauce eterno del inmenso horizonte,
que acuna al tenue sol en su desmonte,

divisa a los amantes a lo lejos,
matizando su nimbo de bermejos,
coloridos rubores y reflejos,
que hacen a los ojos brillar perplejos.

El astro ardiente yace en el ocaso,
sueña con las musas en el parnaso,

allá donde residen, en su monte,
y del amor empiezan los cortejos,
desnudo cada amante al cielo raso.


Dulzura en la mirada del amante
dulzura de caricia desbordante.

Ternura en los dos cuerpos enlazados,
pasión en los besos siempre soñados,
furtivos en una noche encontrados,
momento de pasión, seres amados.

Testigo mudo del trance la luna
que con su brillo les arropa y acuna.

Contado el escaso tiempo restante
para seguir con cariños buscados,
gozar de lo que tienen por fortuna.


Es la luna un lunar en las estrellas
y su doncella es la más bella entre ellas

va besándola con sus tiernos besos
contemplándola en dulces embelesos
y le planta dos o tres besos de esos
la recorre con sus dedos traviesos

la abraza y sostiene en sus fuertes brazos
noche clara, se enredan en sus lazos

los luceros alumbrando sus huellas
se acarician los amantes confesos
la hierba es lienzo; sus cuerpos, sus trazos.


En el jardín de ensueño se han amado
De rosales su encuentro perfumado

Enlazando su piel en el latido
Y la luna en hechizo ya cumplido
Se retira del acto que es prohibido
con el sol, la razón ha amanecido

La promesa en la piel es impregnada
Y en jardín ya su miel es derramada

Se despiden en beso apasionado
Suplicando universo compartido
Implorando a su luna enamorada…


La aurora ha transmutado con fulgores
la faz en que conciben sus amores.

Producto de un siniestro encantamiento
su amado es desterrado al firmamento
lo mira en las estrellas con tormento
exilio que sin ella es sufrimiento

Y sólo el plenilunio lo regresa
Se aferra el corazón a la promesa.

-Te ruego, mi adorada, ¡No me llores!-
-¿Y cómo enmudecer al sentimiento?-
Pronuncia en sus sollozos, y lo besa.


Distancia que a sus fuerzas las agota
espacio que a sus deseos derrota.

Amarse con los ojos sin mirarse
soñarse en las estrellas sin tocarse
sentirse con la piel sin abrazarse,
besar en pensamiento sin rozarse.

Buscando sobre las nubes su faz,
sintiendo su presencia tan tenaz.

El dolor en sus rostros se denota,
el sabor en sus labios sin besarse,
no se olvidan del amor contumaz.


Mefistófeles calma a la doncella,
susurrando mentira blanca y bella,

a tu amado te puedo devolver,
a sus brazos, sus besos y querer,
con un pacto sellado con poder,
con tus ojos tan dulces lo has de ver.

La doncella con gusto su alma entrega,
un cometa nocturno se asosiega,

y en la noche, destella aquella estrella,
un cometa la besa por doquier,
y la dicha le llena, le sosiega.


El conjuro es el fin de aquel tormento,
la pasión el principio al sentimiento,

esas lágrimas plenas de pureza,
las de aquellos que anhelan la belleza
de su amante, patrón de sutileza,
el feliz colofón de la tristeza.

Él, gozoso regresa, espera ufana
ella, cual luz solar a la mañana.

Y es la brisa de un suspiro el aliento,
que mantiene el amor con más firmeza,
acercándolo presto hacia el nirvana.


Transparente y volando ya el latido
Penetrante e incesante ya ha vencido

Es su unión plenilunio reflejado
en destino de cielo plateado
El sentir de sus almas ha cruzado
dimensión de un destello inexplorado

Es la paz y la calma del amor
Susurrando gemidos y clamor

Es vibrar en un mundo inadvertido
que en dorado los hilos ha enhebrado
deshaciendo prejuicios y pavor


Y si un día divisas en el cielo
resplandor de deseo y terciopelo

Ya sabrás que avistaste a los amantes
que recorren con besos desbordantes
universos, planetas tan distantes,
sus fulgores palpitan deslumbrantes.

Los luceros amándose en lo eterno
y su luna rebosa por lo tierno

y lo grácil del trazo de su vuelo.
Les regala sus visos tan brillantes,
a su amor, plenilunio sempiterno.


Jotabeí colectivo
Raúl Carreras Dominguez "raulrib2"
Hortensia Márquez Chapa "horten67"
Rebeca Tejedor Díaz "rebktd"
Alejandro Cárdenas "AljndroPoetry"
Daniela Acosta Ortíz "DeeDee"



A ti, en ti, por ti


(Jotabém con estrambote)


En tu luz, tu voz, calor
en tus gestos, en tu amor.

Con el alba quiero amarte,
con el día acompañarte,
con la tarde descifrarte,
con la noche desearte.

Ser perfume de tu piel
y en tu boca dulce miel

Amar, no sentir dolor.
Empaparme en ti, llevarte,
y dejar de sentir hiel.

Amor fiel
que te acompaña en la vida
y ayudará en la caída.



Mano que calma


(Jotabé)


Sobre dulce mano que mece mi alma,
deposito mi reposo y mi calma.

Esa que con amor me acuna y mima,
que vela mis noches y canta en rima.
La que da calor, la que nunca tima
y para darme paz nunca escatima.

Me abandono al placer de la caricia,
beso dulce y mirada sin malicia.

Sobre el lecho de una sedosa palma,
donde la luz me protege y me estima,
me dejo seducir de esta delicia.



Renovación


(Jotabé)


Fragancias que un día guardé en un tarro
las que saqué del dolor y el desgarro.

Las quise eliminar de mi memoria
desterrarlas para no liar mi historia
Comenzar vida nueva, algo de gloria
y dejar de sentirme en una noria.

Sepultar bajo losa mi pasado,
el que quebró, el de perfil denostado.

Moldear mi vida con simple barro,
poner al fin un puñado de euforia
y mirar mi luz, mi ser y a mi amado.



La vida contigo


(Jotabé)


Con los pies cansados de andar camino,
por senderos duros que no domino.

Trabadas calzadas que solo ofrecen
piedras y palos que no se merecen.
Veredas llenas de lo que parecen
flores y plantas que por fin florecen.

Si no pierdo esperanzas, yo consigo
llegar a meta, para estar contigo.

Esa luz en tu mirar vespertino,
tan añosos tus ojos que adolecen,
pero de este nuestro amor son testigo.



Amores soñados


(Jotabéa)


Si yo plañir pudiera, con llanto que me lave,
que limpie mi condena, poder guardar con llave.

Romper cadenas duras, que oprimen con dolor,
soltar deseos liados, donantes de calor,
abrir las puertas ciegas, guardianes del rencor,
secar temor que moja, que empapa sin pudor.

Hallar consuelo busco, buscar en tu rincón,
limar las asperezas, que raspan corazón.

Lograr al ser amado, para tener la clave,
sentir calor soñado, para tener candor,
gozar del gran cariño, nos dicta la razón.



Quiérete


(Jotabé)


Despertar por fin de este largo sueño,
y sentir que de tu vida eres dueño.

Que ya no queda nada de quien eras,
de figura triste y tristes maneras,
la que siempre andaba entre mil quimeras,
que guardó con llave las primaveras.

Ahora respiras nuevas mañanas
despejas la mente y abres las ventanas.

Nunca mires hacia tras, pon empeño,
mírate bien, sin miradas someras
te dará luz y crecerán las ganas.



 
     
   
     
 
    Amigos conectados     Arriba